14.06.2019 - Bert Flossbach

Los dólares estadounidenses son el seguro de China


China es uno de los principales motores de la economía mundial y, por consiguiente, es crucial para la valoración de las perspectivas de los mercados de capitales. Especialmente importantes son las reservas de dólares estadounidenses del país.

Según la interpretación relativamente subjetiva del presidente estadounidense, Donald Trump, la economía china va bastante peor que la de Estados Unidos. En otras palabras: China depende más de EE. UU. que viceversa.

Veamos ahora las cifras de crecimiento: la economía china habría crecido el año pasado en torno a un 6,6%, al fin y al cabo. Para 2019 se prevé algo menos, aproximadamente un 6,2% (si se da crédito a las cifras oficiales). La dinámica de crecimiento disminuye, aunque una cifra así –en vista del tamaño actual de China– seguiría suponiendo una importante contribución positiva para el crecimiento de la economía mundial.

No obstante, el entorno económico de China parece enturbiarse cada vez más; la disputa comercial con EE. UU. hace que la atención (mediática) se centre en los problemas de la República Popular, pero es solo un agravante, y no la única causa, de esos problemas. En cualquier caso, se acumulan los problemas.

El mercado automotor chino, importante para los fabricantes europeos

Un ejemplo es el mercado automotor, muy observado, de importancia crucial para la industria del motor europea. En 2018, las ventas de nuevos vehículos cayeron por primera vez en 20 años. Para 2019, la asociación china del sector prevé que se estanquen en el nivel, sin duda elevado, de 22,7 millones de coches. En comparación, tanto en EE. UU. como en la UE, en 2018 se vendieron algo más de 17 millones de utilitarios y SUV.

No obstante, no puede deducirse que la situación del mercado automotor chino refleje exactamente la de la economía general; no es más que el resultado del fin de unas ventajas fiscales, el crecimiento del mercado de coches de segunda mano, de las restricciones de acceso en las metrópolis o el cierre de numerosas plataformas de financiación. Lo que es más inquietante es otra cosa.

China también está muy endeudada

El endeudamiento de China ha aumentado desde la crisis financiera de 2008 al 250% del producto interior bruto (PIB). Así, desde entonces se ha alcanzado el nivel de EE. UU. y la zona euro; el de la zona euro sin Alemania sería del 280%. En particular, la deuda de las empresas chinas, que en algunos casos se incluye en la pública, ha aumentado en relación con el PIB en más de 60 puntos porcentuales desde la crisis financiera.

Las reservas de dólares estadounidenses sirven de seguro

El «seguro» de China son sus reservas de divisas, las mayores del mundo, de unos 3,1 billones de dólares estadounidenses. Además, los ciudadanos chinos se aplican a ahorrar, mucho más que los europeos y los estadounidenses. Por lo tanto, China dispone de suficientes recursos financieros para respaldar la economía con nuevos programas de gasto y de inversión, de ser necesario.

Asimismo, China ya no depende tanto de sus exportaciones como hace tan solo algunos años. La economía nacional, es decir, el comercio interior, ha ido ganando en importancia. La tasa de exportación es actualmente de solo un 20% del PIB, comparado con el 36% en 2006. Las inversiones en infraestructuras también contribuyen a reforzar la economía interior, como el recién anunciado programa de expansión de la red ferroviaria, por un coste de unos 125.000 millones de dólares estadounidenses.

 

El texto completo de este artículo aparece en la última edición de nuestra revista «Position», a la que pueden suscribirse gratuitamente. Suscríbase aquí.

 

Aviso legal:

Esta publicación sirve, entre otros fines, como medio de comunicación comercial.

La información contenida en esta publicación y las opiniones expresadas se basan en las estimaciones de Flossbach von Storch en el momento de su publicación, y pueden ser modificadas sin previo aviso. La información sobre afirmaciones prospectivas reflejan las expectativas futuras de Flossbach von Storch, pero puede que difieran materialmente de los resultados finales y del desarrollo de los acontecimientos.  No se puede garantizar ni su exactitud ni su exhaustividad. Es posible que el valor de cada inversión aumente o disminuya, y que no recupere la totalidad de la suma invertida.

Esta publicación está sujeta a derechos de protección de la propiedad intelectual, industrial y de marca. Queda totalmente prohibida su reproducción total o parcial, duplicación, distribución, provisión de acceso a la página web o de acceso en la red (inclusión en otra página web) sin el consentimiento previo por escrito de Flossbach von Storch.

© 2019 Flossbach von Storch. Todos los derechos reservados

Acceso a todos los artículos de opinión de Flossbach von Storch

Volver al listado

Información sobre las restricciones a la distribución


La información contenida en el apartado "Inversores Profesionales" está dirigida única y exclusivamente a clientes profesionales. La información difundida en este apartado debe ser considerada y tratada de forma confidencial y únicamente difundida a personas que cumplan con los requisitos mencionados. La obligación de confidencialidad hace referencia únicamente a aquellas informaciones que no son de acceso público y generalizado.

La información que se expone en la página Web de Flossbach von Storch Invest S.A. está dirigida únicamente a los inversores profesionales en los países donde los subfondos o clase de acción correspondientes estén registrados para la venta. La información no está destinada a ser publicada o utilizada por personas o sociedades en un país donde el subfondo o clase de acción no esté autorizado para la venta. El hecho de que existan documentos disponibles en inglés no significa que se haya concedido o solicitado una autorización de venta para los países de habla inglesa.

Especialmente, la información no puede ser difundida dentro de los EE. UU., ni a cuenta o por cuenta de ciudadanos estadounidenses ni a personas domiciliadas en los EE. UU o aquellas que actúan por cuenta de ciudadanos estadounidenses. Este documento contiene información comercial y no supone recomendación u oferta con el fin de suscribir participaciones.