23.06.2021 - Flossbach von Storch

El debate de la inflación: Realidad, mitos y cómo sacarle partido


El debate de la inflación: Realidad, mitos y cómo sacarle partido

La inflación es un tema recurrente en los medios de comunicación. ¿Subirán los precios? ¿seguirán los tipos? El gestor explica cómo distinguir entre realidad y mitos, y cómo sacar partido a esta situación.

La inflación ha sido un tema recurrente tanto en los círculos especializados como en los medios de comunicación en los últimos meses. Pero ¿hasta qué punto se tienen en cuenta todos los factores en su justa medida? Hablamos del tema con Frank Lipowski, gestor del fondo de renta fija global Flossbach von Storch – Bond Opportunities.

Señor Lipowski, todo el mundo habla de la inflación estos días. ¿Hasta qué punto estamos ante un problema grave?
La expectación en los medios de comunicación es tremenda y se han publicado numerosos análisis con respecto a la inflación. Hay mucho ruido en los medios que, a menudo, transmiten un mensaje parcial. Por otro lado, muchos actores del mercado infravaloran los factores que ya han sido descontados en relación con la inflación y los tipos de interés.

Los precios al consumo han aumentado recientemente de forma significativa, sobre todo en EE. UU., pero también en Europa.
Por supuesto que sí, pero ¿nos sorprende? Después de una caída económica temporal tan masiva, hay enormes efectos de base y de recuperación. El efecto de normalización podría durar al menos hasta finales de verano o el otoño. No debemos olvidar tampoco que los posibles efectos en la economía del virus han sido combatidos con políticas monetarias y fiscales ultraexpansivas. Todo ello es real, pero se ve amplificado por el enorme eco mediático acerca de variaciones anecdóticas de precios en algunos mercados particulares, como las materias primas. Sin embargo, la crisis del coronavirus también tiene efectos que tienen un poder deflacionario a largo plazo.

¿A qué se refiere exactamente?
Se podría argumentar que la crisis de la COVID-19 no ha tenido precisamente un efecto disruptivo para la economía, sino que ha sido más bien un amplificador de tendencias ya existente. Muchas de estas tendencias tienen claramente efectos deflacionarios. Antes de la crisis de COVID-19, vivíamos en una realidad de crecimientos reales y de precios estructuralmente bajos. No en vano los bancos centrales han incumplido sus objetivos de inflación durante muchos años.

En 2019, apenas unos meses antes del estallido de la pandemia mundial, se produjo incluso un descenso de las expectativas de inflación y crecimiento a largo plazo...
...lo que provocó por aquel entonces una enorme caída de los tipos de interés en los mercados financieros. Antes de la COVID-19, las tendencias a largo plazo en los países industrializados eran: bajo crecimiento, baja inflación, globalización, envejecimiento de la población y digitalización.

¿Qué queda de todo esto, después de la pandemia?
No tenemos una bola de cristal, por supuesto. Suponemos que en materia de globalización asistiremos a algún tipo de reorganización del comercio y las cadenas de suministro, pero nada especialmente significativo. Resulta evidente que la digitalización, con todo su potencial deflacionario, ha recibido un impulso incluso mayor durante la COVID-19.

¿Y el gasto público? ¿Volverá a reducirse?
En los próximos años, sin duda, pero probablemente no hasta un nivel que sea saludable según las reglas del balance empresarial. Después de las ayudas al coronavirus que siguen en marcha, vienen más programas de gasto. Por ejemplo, para una «revolución verde». Es probable que buena parte de los futuros déficits presupuestarios de los gobiernos se deberán a políticas relacionadas con el cambio climático, especialmente en Europa. Esto podría reforzar la tendencia a la deflación a largo plazo.

¿En qué sentido?
En general, el gasto público es inflacionario, pero esos presupuestos y déficits futuros pueden hacer que, a largo plazo, los costes marginales del transporte y de la energía sean cero, lo cual es deflacionario. Un ejemplo de ello sería la energía solar, que no cuesta casi nada después de la inversión para su instalación. Por supuesto, todo esto no es más que una visión de futuro, y estos efectos apenas pueden calcularse seriamente en este momento. Sin embargo, a largo plazo, podrían tener su efecto.

¿Se superará próximamente la inflación?
Por supuesto, no descartamos que la inflación siga subiendo en el corto plazo y que incluso persista durante más tiempo, pues pensamos que los bancos centrales se posicionan conscientemente por detrás de la curva. Sin embargo, pensamos que, en el debate popular actual sobre la inflación, no se incorporan muchos factores que la contrarrestan. Es demasiado pronto para aventurar cómo saldremos de la situación actual de la COVID-19 en lo que respecta a la inflación. El discurso popular actual sobre inflación ignora algunos factores importantes; no es tan obvio como muchos podrían pensar.

¿Dónde seguirá teniendo la inflación un impacto especialmente fuerte en el futuro?
Es probable que un resultado potencialmente inflacionista de nuestras políticas monetarias y fiscales se refleje mucho más claramente en los precios de los activos financieros que en los precios al consumo. Los precios más altos de los activos significan, a su vez, múltiplos y valoraciones más elevados. Y con ello, menores rentabilidades y ganancias futuras para los inversores.

¿Cómo se muestra el tema de la inflación en los mercados de renta fija?
En EE. UU., los mercados de inflación ya han descontado un exceso duradero de inflación materializada en comparación con el objetivo a largo plazo de la Reserva Federal. Incluso los mercados de inflación del euro se encuentran bastante próximos a descontar una “misión cumplida” en la consecución del objetivo de inflación del BCE más a largo plazo.

¿Y los tipos de interés?
Han subido en los últimos meses. Sin embargo, el impulso se ha frenado claramente. En términos reales, es decir, después de la inflación, siguen siendo negativos. Esto no debería (o no debe) cambiar en vista de la creciente deuda de muchos países.

La Reserva Federal de Estados Unidos ya se ha adelantado...
... y ya ha especulado sobre una posible subida de los tipos de interés en los próximos dos años y medio y una posible reducción de las compras de bonos. Este ejemplo muestra sobre todo una cosa: la política monetaria tiene mucho que ver con la comunicación.

¿Cómo funciona en la práctica?
Las declaraciones suelen parecer volátiles en fases del mercado un poco más exigentes. A veces las declaraciones de los banqueros centrales están por encima de las expectativas del mercado, a veces por debajo. Los últimos comentarios de Jerome Powell estuvieron algo por encima de las expectativas, aunque apenas hubo movimientos significativos en los mercados de bonos. Por supuesto, estamos observando el tema muy de cerca, pero no vemos la necesidad de cambiar nuestro posicionamiento táctico en este momento. Somos muy flexibles y nuestra estrategia de inversión es a largo plazo.

Atrevámonos a mirar hacia adelante. ¿Continuará la dinámica de la evolución de los tipos de interés de los últimos meses?
Eso está por ver. Pero por el momento no vemos ningún dato realmente nuevo o una nueva dinámica actual a la que estos mercados tengan que adaptarse significativamente más. Eso puede cambiar, pero por el momento es evidente que el impulso no se está acelerando.

¿Qué significa el actual entorno de mercado para los inversores?
No se ve tan mal. Los recientes movimientos del mercado han provocado un aumento de las rentabilidades en todo el mundo. Las curvas de tipos de interés se han hecho más pronunciadas, especialmente en EE. UU., Canadá y Australia. Esto puede aumentar la rentabilidad potencial de una venta anticipada de un bono si se eligen selectivamente bonos con determinados rangos de vencimiento. En nuestro fondo Flossbach von Storch - Bond Opportunities, por ejemplo, actualmente preferimos los vencimientos más largos, con una duración de unos ocho años. Pero nunca invertimos de forma binaria, por lo que apostamos todo a un solo escenario.

¿Esto qué significa?
Hemos cubierto los vencimientos más largos con opciones de venta (long puts). Esto nos permite mantener bajo control la duración deliberadamente algo ofensiva ante posibles sorpresas en los mercados. Pero, por supuesto, todo esto es algo temporal. Hemos preferido una estrategia de inversión muy activa durante muchos años, y nuestra orientación puede volver a cambiar en función del entorno del mercado. Los días en los que comprar y mantener bonos era una forma de obtener una rentabilidad adecuada a la vez que se estabilizaba una cartera mediante la recepción de cupones anuales han quedado atrás en el mercado de bonos.

Sr. Lipowski, gracias por su tiempo.

OPORTUNIDADES

  • Rendimiento puede ser generado a partir de pagos periódicos de interés.
  • Participa en las oportunidades de crecimiento del mercado global de bonos.
  • Gestión activa de los tipos de interés, de divisas y del riesgo (por ejemplo, por el uso de derivados).

RIESGOS

  • Riesgo de mercado: Los activos financieros en los que la Sociedad Gestora invierte por cuenta de los subfondos, además de oportunidades de revalorización, también presentan riesgos. Si un subfondo invierte directa o indirectamente en valores mobiliarios u otros activos financieros, estará expuesto a las tendencias generales de cada mercado, especialmente en los de valores, que pueden estar provocadas por diversos factores, incluyendo factores irracionales. De este modo, pueden producirse depreciaciones que sitúen el valor de mercado de dichos activos por debajo del precio de adquisición. Si un partícipe enajena sus participaciones en un subfondo en un momento en que las cotizaciones de los activos financieros incluidos en éste se hayan reducido con respecto al momento en que las adquirió, no recuperará integramente el dinero que invirtió en el subfondo. Aunque todos los subfondos aspiran a obtener revalorizaciones constantes, no es posible garantizar su consecución.
  • Riesgos de contraparte: El fondo puede concertar diferentes transacciones con partes contratantes. En caso de que una parte contratante caiga en insolvencia, no podrá o solamente podrá saldar de forma parcial las deudas abiertas.
  • Riesgo cambiario: Si el subfondo incluye activos financieros denominados en una divisa, estará sujeto a un riesgo cambiario. La posible depreciación de una divisa con respecto a la moneda de referencia del subfondo haría que el valor de los activos financieros expresados en esa divisa descendiera.
  • Riesgos de crédito: El fondo puede invertir una parte de sus activos en obligaciones. Los emisores de dichas obligaciones pueden, en determinadas circunstancias, caer en insolvencia, por lo que las obligaciones pueden perder su valor total o parcialmente.
  • Riesgo de variación de los tipos de interés: La inversión en valores de renta fija lleva asociada la posibilidad de que varíe el nivel de tipos de interés del mercado existente en el momento de la emisión del título. Si los tipos de interés del mercado suben con respecto a los existentes en el momento de la emisión, lo normal es que las cotizaciones de los valores de renta fija bajen.
  • Riesgos del uso de derivados: El fondo está autorizado para usar derivados para los fines indicados en el folleto de venta. En tal caso, las mayores oportunidades van acompañadas de riesgos de pérdida más elevados. Al asegurarse contra pérdidas con derivados, también se pueden reducir las oportunidades de lucro del fondo.

Recomendamos la consulta del folleto de venta y en especial de la sección de riesgos y del anexo del subfondo para obtener indicaciones más detalladas sobre oportunidades y riesgos de este producto.

Este documento contiene información comercial y no supone recomendación u oferta con el fin de suscribir participaciones. La Información en este documento se refiere a un subfondo de Flossbach von Storch, una Institución de Inversión Colectiva (IIC) debidamente registrada en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) bajo el número 1389. El valor de las inversiones puede fluctuar y los inversores pueden no recuperar la totalidad del importe invertido. Antes de invertir, le recomendamos que contacte con su asesor financiero.

Aviso legal:

Este documento contiene información comercial y no supone recomendación u oferta con el fin de suscribir participaciones.

La información en este documento se refiere a un subfondo de Flossbach von Storch, una Institución de Inversión Colectiva (IIC) debidamente registrada en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) bajo el número 1389. Se puede consultar la lista actual de distribuidores españoles autorizados en su página web (www.cnmv.es).

Este documento no especifica todos los riesgos y demás aspectos relevantes para la inversión en este subfondo. Si desea obtener información más detallada y antes de tomar la decisión de compra, le recomendamos consultar la documentación legal más reciente: el documento de Datos Fundamentales para el Inversor (KIID) específico del fondo y de la clase de acción, las condiciones del contrato, los estatutos, el reglamento de gestión, y los informes anual o semestral, si es más reciente que el último informe anual, que se encuentran disponibles gratuitamente en formato impreso y electrónico en español en las entidades gestora y depositaria correspondientes, así como en nuestra página web www.fvsinvest.lu. También están disponibles en Allfunds Bank (Complejo Pza. de la Fuente-Edificio 3, 28109 Alcobendas, Madrid, así como en su página web www.allfundsbank.com). Estos documentos son la única base vinculante en caso de compra.

Los distribuidores españoles deben poner a disposición todos los documentos oficiales obligatorios en forma impresa o a través de cualquier otro medio electrónico adecuado. Es aconsejable obtener más información y solicitar asesoría profesional antes de tomar la decisión de inversión.

El valor liquidativo (NAV, por sus siglas en inglés) más reciente se puede consultar en la página web de la sociedad gestora.

El tratamiento fiscal está sujeto a las circunstancias personales del inversor y puede cambiar en el tiempo. Por favor, consulte con su experto fiscal acerca de las disposiciones actuales en España.

Las rentabilidades pasadas no son garantía de las rentabilidades futuras. El valor de las inversiones puede fluctuar y los inversores pueden no recuperar la totalidad del importe invertido.

La información detallada en este documento y las opiniones expresadas en él reflejan las expectativas de Flossbach von Storch en el momento de la publicación y se pueden modificar en cualquier momento sin aviso previo. Aunque todos los datos se han recopilado con el mayor cuidado posible, los resultados reales pueden desviarse considerablemente de las expectativas. Al negociar participaciones en el fondo o acciones, Flossbach von Storch u otros socios contratantes pueden recibir devoluciones sobre gastos cargados al fondo por la sociedad gestora según el folleto de venta correspondiente.

Las participaciones o las acciones emitidas del fondo sólo se pueden vender u ofrecer en aquellos orden[1]amientos jurídicos en que se permita una oferta o una venta de este tipo. De esta forma, las participaciones o las acciones de este fondo no se pueden ofrecer ni vender dentro de los EE. UU., ni a cuenta o por cuenta de ciudadanos estadounidenses, tampoco de forma directa ni indirecta a "personas estadounidenses" ni a organismos que sean propiedad de una o varias "personas estadounidenses" según la definición de la "Foreign Account Tax Compliance Act (FATCA)". Además, este documento y la información que incluye no se pueden difundir en los EE. UU. La divulgación y la publicación de este documento, así como la oferta o la puesta en venta de participaciones/acciones de este fondo, pueden estar sujetas a restricciones en otros ordenamientos jurídicos.

© 2022 Flossbach von Storch. Todos los derechos reservados

Acceso a todos los artículos de opinión de Flossbach von Storch

Volver al listado