12.10.2021 - Julian Marx

El fin de una era


El fin de una era

Angela Merkel ha gobernado Alemania durante los últimos 16 años. Es hora de hacer balance.

Uno de los puntos fuertes de la ronda de despedidas de la canciller alemana Angela Merkel fue cuando, a finales de junio, fue recibida por la reina Isabel de Inglaterra. Durante el reinado de 69 años de la monarca, ha habido 14 primeros ministros. Durante los 30 años de mandato del emperador emérito de Japón, Akihito, hubo 17 jefes de gobierno. En comparación, la República Federal de Alemania es especialmente estable. Desde que se constituyó en 1949 –hace 72 años– solo ocho candidatos han llegado a la cancillería. Merkel lleva en el cargo desde 2005. Junto con Helmut Kohl, ha aguantado durante cuatro legislaturas. Esto es motivo suficiente para dar un repaso a la era de Merkel, desde un punto de vista meramente económico.

«Una economía fuerte posibilita la prosperidad de todos»: así lo afirma la canciller alemana en su página web angela-merkel.de. No sin razón: cuando asumió el cargo a finales de 2005, el crecimiento de Alemania era débil. El país había incumplido reiteradamente los límites de deuda del Tratado de Maastricht. La ratio de deuda se elevaba al 67% del producto Interior Bruto (PIB), y no se vislumbraba cuándo dejaría de aumentar. La tasa de paro era elevada. Al mismo tiempo, la economía de algunos países como España y el Reino Unido iba viento en popa.

Durante las cuatro legislaturas de Merkel desde noviembre de 2005, la economía alemana ha crecido sobradamente un 20%. Anualizado, esto corresponde a un crecimiento real del 1,2% al año. Esto parece moderado en comparación con la historia de la República Federal de Alemania; solo su predecesor en el cargo, Gerhard Schröder, tuvo un historial aún más bajo. No obstante, las tasas de crecimiento bajo los distintos cancilleres solo pueden compararse de manera limitada. La era de Konrad Adenauer a partir de 1949 se caracterizó por el esfuerzo de reconstrucción, con unas tasas de crecimiento elevadas en todo el mundo, mientras que el mandato de Merkel hubo una crisis tras otra. Por ejemplo, solo en los años 2009 y 2020, el crecimiento mundial se contrajo en un 5,7% y un 4,9% respectivamente.

Una época de prosperidad para muchos alemanes

Aún es más notable la recuperación de las empresas alemanas en comparación con las de la EU. Por ejemplo, en 2005, un francés ganaba de media aproximadamente lo mismo que un alemán, mientras que, en 2021, será casi un 10 % menos. Aunque el aumento de las tasas de crecimiento raramente se debe únicamente a factores políticos, Merkel marcó un rumbo importante, especialmente en sus dos primeras legislaturas: por ejemplo, en 2007 se redujo la cotización al seguro de desempleo, se elevó el impuesto sobre el valor añadido y la edad de jubilación aumentó hasta 67 años. Además, el tipo del impuesto de sociedades se redujo del 38% al 30%.

Otro indicador para evaluar la evolución económica es la tasa de paro, que cayó de casi el 11% en diciembre de 2005 a un poco más del 4% a principios de 2021. Al mismo tiempo, la población activa en Alemania aumentó en casi seis millones de personas. En torno a la mitad de este incremento se debe a un retroceso del número de desempleados, lo que también se consiguió gracias a las reformas introducidas por el predecesor de Merkel, Schröder. Asimismo, la proporción de mujeres trabajadoras ha aumentado en más de diez puntos porcentuales desde 2005, hasta más del 70%, gracias, entre otras cosas, a la expansión masiva de plazas de guardería de la era de Merkel.

Por otra parte, el patrimonio de los hogares se incrementó entre finales de 2005 y finales de 2020 en un impresionante 76% hasta más de 7 billones de euros, lo que equivale a aproximadamente un 3,8% anual. Más del 90% de esta cifra corresponde a un aumento de los activos financieros. Por lo tanto, en conjunto, durante los 16 años de su cancillería, la prosperidad de los ciudadanos ha crecido significativamente.

Este artículo forma parte del último número de nuestra revista trimestal gratuita “Posición“ 

Aviso legal:

Este documento contiene información comercial y no supone recomendación u oferta con el fin de suscribir participaciones.

La información en este documento se refiere a un subfondo de Flossbach von Storch, una Institución de Inversión Colectiva (IIC) debidamente registrada en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) bajo el número 1389. Se puede consultar la lista actual de distribuidores españoles autorizados en su página web (www.cnmv.es).

Este documento no especifica todos los riesgos y demás aspectos relevantes para la inversión en este subfondo. Si desea obtener información más detallada y antes de tomar la decisión de compra, le recomendamos consultar la documentación legal más reciente: el documento de Datos Fundamentales para el Inversor (KIID) específico del fondo y de la clase de acción, las condiciones del contrato, los estatutos, el reglamento de gestión, y los informes anual o semestral, si es más reciente que el último informe anual, que se encuentran disponibles gratuitamente en formato impreso y electrónico en español en las entidades gestora y depositaria correspondientes, así como en nuestra página web www.fvsinvest.lu. También están disponibles en Allfunds Bank (Complejo Pza. de la Fuente-Edificio 3, 28109 Alcobendas, Madrid, así como en su página web www.allfundsbank.com). Estos documentos son la única base vinculante en caso de compra.

Los distribuidores españoles deben poner a disposición todos los documentos oficiales obligatorios en forma impresa o a través de cualquier otro medio electrónico adecuado. Es aconsejable obtener más información y solicitar asesoría profesional antes de tomar la decisión de inversión.

El valor liquidativo (NAV, por sus siglas en inglés) más reciente se puede consultar en la página web de la sociedad gestora.

El tratamiento fiscal está sujeto a las circunstancias personales del inversor y puede cambiar en el tiempo. Por favor, consulte con su experto fiscal acerca de las disposiciones actuales en España.

Las rentabilidades pasadas no son garantía de las rentabilidades futuras. El valor de las inversiones puede fluctuar y los inversores pueden no recuperar la totalidad del importe invertido.

La información detallada en este documento y las opiniones expresadas en él reflejan las expectativas de Flossbach von Storch en el momento de la publicación y se pueden modificar en cualquier momento sin aviso previo. Aunque todos los datos se han recopilado con el mayor cuidado posible, los resultados reales pueden desviarse considerablemente de las expectativas. Al negociar participaciones en el fondo o acciones, Flossbach von Storch u otros socios contratantes pueden recibir devoluciones sobre gastos cargados al fondo por la sociedad gestora según el folleto de venta correspondiente.

Las participaciones o las acciones emitidas del fondo sólo se pueden vender u ofrecer en aquellos orden[1]amientos jurídicos en que se permita una oferta o una venta de este tipo. De esta forma, las participaciones o las acciones de este fondo no se pueden ofrecer ni vender dentro de los EE. UU., ni a cuenta o por cuenta de ciudadanos estadounidenses, tampoco de forma directa ni indirecta a "personas estadounidenses" ni a organismos que sean propiedad de una o varias "personas estadounidenses" según la definición de la "Foreign Account Tax Compliance Act (FATCA)". Además, este documento y la información que incluye no se pueden difundir en los EE. UU. La divulgación y la publicación de este documento, así como la oferta o la puesta en venta de participaciones/acciones de este fondo, pueden estar sujetas a restricciones en otros ordenamientos jurídicos.

© 2021 Flossbach von Storch. Todos los derechos reservados

Acceso a todos los artículos de opinión de Flossbach von Storch

Volver al listado