29.07.2020 - Bert Flossbach

El oro es dinero


El oro es dinero

El precio del oro ha marcado récords; en parte debido a la política monetaria expansiva y al aumento del gasto público. El metal precioso debe ayudar a preservar el valor real del patrimonio.

Después de todo, el crack de la gran crisis del coronavirus, tal como se esperaba, no ha sucedido hasta el momento. Los paquetes de ayudas y estímulos económicos de los gobiernos han salvado a la economía del colapso. Pero a un precio enorme. En todo el mundo, las medidas fiscales presupuestarias ascienden a más de cinco billones de dólares, que se complementan con garantías estatales que alcanzan casi los 3,7 billones de dólares.

Si fuera necesario, los estados aportarán fondos adicionales, que pueden ser financiados a coste cero en vista de los bajos niveles de los tipos de interés. Como consecuencia, se ha registrado un rápido aumento de la deuda pública, llegando a alcanzar niveles récord. Por lo tanto, los bancos centrales son prisioneros de su política de tipos de interés ultra bajos y están condenados a suministrar dinero barato infinitamente al mundo entero e intervenir en una situación de emergencia para brindar apoyo.

¿Tipos de interés? Eso es cosa del pasado…

Cada vez más inversores consideran que los tipos de interés cero serán permanentes y están barajando posibles alternativas de inversión. La política monetaria expansiva y el aumento del gasto público deberían traer consigo un regreso de la inflación a medio plazo.

Es probable que los inversores tengan una mayor necesidad de proteger los activos contra este peligro, que no se da desde hace mucho tiempo. La clase de activos con la que creemos que esto se puede conseguir es la renta variable, con empresas de crecimiento cuyos beneficios sean más resistentes.

Recientemente, el oro alcanzó un máximo histórico, calculado tanto en euros como en dólares. Sin embargo, la extendida creencia de que el oro es el ganador de la crisis no es la interpretación más acertada. Más bien, es una de las consecuencias de la crisis, en concreto, los tipos de interés permanentemente bajos y la inundación de liquidez de los bancos centrales, ha traído de vuelta el tema de la inflación.

Demanda creciente

Como activo líquido, el oro es una buena protección contra la inflación. De acuerdo con el Consejo Mundial del Oro, solo en la primera mitad de 2020, los ETF de oro han adquirido 734 toneladas del metal precioso, más que en todo el año récord de 2009, lo que refleja una creciente demanda de los inversores, que probablemente tenga menos que ver con la crisis del coronavirus en sí que con sus consecuencias.

El extremo incremento de deuda pública, el entorno de tipos de interés permanentemente bajos y el retorno de la inflación, que no se puede descartar, han convertido el oro en un atractivo metal refugio para muchos inversores. Las posesiones de ETF de oro han aumentado considerablemente, especialmente en EE. UU, un dato destacable pero no sorprendente. Los bajos tipos de interés récord de EE. UU y la elevada deuda pública han impulsado no solo a los inversores privados sino también a los inversores institucionales a aumentar sus inversiones en oro a pesar de la reciente recuperación del mercado de valores.

Para nosotros, el oro es la moneda de última instancia y una protección frente a las posibles crisis del sistema financiero. A largo plazo, uno no debe esperar más del oro que la preservación real de los activos, pero tampoco menos.

 

Aviso legal:

Este documento contiene información comercial y no supone recomendación u oferta con el fin de suscribir participaciones.

La información en este documento se refiere a un subfondo de Flossbach von Storch, una Institución de Inversión Colectiva (IIC) debidamente registrada en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) bajo el número 1389. Se puede consultar la lista actual de distribuidores españoles autorizados en su página web (www.cnmv.es).

Este documento no especifica todos los riesgos y demás aspectos relevantes para la inversión en este subfondo. Si desea obtener información más detallada y antes de tomar la decisión de compra, le recomendamos consultar la documentación legal más reciente: el documento de Datos Fundamentales para el Inversor (KIID) específico del fondo y de la clase de acción, las condiciones del contrato, los estatutos, el reglamento de gestión, y los informes anual o semestral, si es más reciente que el último informe anual, que se encuentran disponibles gratuitamente en formato impreso y electrónico en español en las entidades gestora y depositaria correspondientes, así como en nuestra página web www.fvsinvest.lu. También están disponibles en Allfunds Bank (Complejo Pza. de la Fuente-Edificio 3, 28109 Alcobendas, Madrid, así como en su página web www.allfundsbank.com). Estos documentos son la única base vinculante en caso de compra.

Los distribuidores españoles deben poner a disposición todos los documentos oficiales obligatorios en forma impresa o a través de cualquier otro medio electrónico adecuado. Es aconsejable obtener más información y solicitar asesoría profesional antes de tomar la decisión de inversión.

El valor liquidativo (NAV, por sus siglas en inglés) más reciente se puede consultar en la página web de la sociedad gestora.

El tratamiento fiscal está sujeto a las circunstancias personales del inversor y puede cambiar en el tiempo. Por favor, consulte con su experto fiscal acerca de las disposiciones actuales en España.

Las rentabilidades pasadas no son garantía de las rentabilidades futuras. El valor de las inversiones puede fluctuar y los inversores pueden no recuperar la totalidad del importe invertido.

La información detallada en este documento y las opiniones expresadas en él reflejan las expectativas de Flossbach von Storch en el momento de la publicación y se pueden modificar en cualquier momento sin aviso previo. Aunque todos los datos se han recopilado con el mayor cuidado posible, los resultados reales pueden desviarse considerablemente de las expectativas. Al negociar participaciones en el fondo o acciones, Flossbach von Storch u otros socios contratantes pueden recibir devoluciones sobre gastos cargados al fondo por la sociedad gestora según el folleto de venta correspondiente.

Las participaciones o las acciones emitidas del fondo sólo se pueden vender u ofrecer en aquellos orden[1]amientos jurídicos en que se permita una oferta o una venta de este tipo. De esta forma, las participaciones o las acciones de este fondo no se pueden ofrecer ni vender dentro de los EE. UU., ni a cuenta o por cuenta de ciudadanos estadounidenses, tampoco de forma directa ni indirecta a "personas estadounidenses" ni a organismos que sean propiedad de una o varias "personas estadounidenses" según la definición de la "Foreign Account Tax Compliance Act (FATCA)". Además, este documento y la información que incluye no se pueden difundir en los EE. UU. La divulgación y la publicación de este documento, así como la oferta o la puesta en venta de participaciones/acciones de este fondo, pueden estar sujetas a restricciones en otros ordenamientos jurídicos.

© 2021 Flossbach von Storch. Todos los derechos reservados

Acceso a todos los artículos de opinión de Flossbach von Storch

Volver al listado