06.01.2020 - Julian Marx

El oro, mejor que el papel moneda


El oro, mejor que el papel moneda

El oro tiene un valor. Lo valioso que puede ser para quien lo posee queda de manifiesto en los países en crisis, ya que allí, el oro es la moneda de último recurso. Presentamos algunos ejemplos.

¿Se imaginan si con su sueldo en algún momento solo pudieran llegar a comprar un kilo de café, porque en cuanto tuvieran el dinero en sus manos en forma de monedas y billetes, este perdiera valor en extremo? ¿Si los precios se multiplicaran en poco tiempo, como sucede en Venezuela, un país en estado de emergencia? Desde principios de 2010, la inflación del país se eleva al 591% anual.

En estas circunstancias, los activos reales cuentan. Por eso, el oro ha sustituido en la práctica al bolívar como medio de pago. Ahora, los ciudadanos del país ya no intercambian su metal precioso solo en las oficinas de cambio de la capital, Caracas, sino que muchos también venden sus reservas de oro en la vecina Colombia, donde pueden obtener unos precios sustancialmente mejores.

Ganancia del 800% anual del precio del oro, en bolívares

En los últimos diez años, la cotización del oro ha aumentado en bolívares venezolanos un 800% anual en promedio; en los últimos cinco, hasta un 5.400%. Creemos que el ejemplo muestra que una asignación a oro estratégica, es decir, a largo plazo, en la cartera es importante para cualquier inversor. El oro es la moneda de último recurso, una cualidad que queda de manifiesto en tiempos de crisis. Representa una cobertura contra los riesgos conocidos y desconocidos del sistema financiero, especialmente contra las posibles consecuencias de la política monetaria ultralaxa de los bancos centrales.

El precio del oro aumenta más que la inflación

Turquía saltó a los titulares el año pasado con una inflación que llegó a alcanzar el 20%. Desde finales de diciembre de 2009, se ha elevado a un 9,8% anual en promedio. Durante el mismo periodo, el precio del oro, cotizado en liras turcas, ha subido un 18,6% anual. Por consiguiente, para los inversores turcos, ha valido la pena mantener una parte de sus ahorros en oro.

En la India, Rusia y Egipto, la cotización del oro supera la inflación

Al igual que en Turquía, en la India también suele regalarse oro a la novia en una boda. India es el principal país comprador de joyas de oro, a lo que se destina aproximadamente la mitad de la producción anual del metal precioso. En la última década, los indios han tenido que lidiar con un incremento medio de los precios al consumo del 6,5%, mientras que, durante el mismo periodo, la cotización del oro en rupias indias ha avanzado en torno a un 7,8% anual. Por consiguiente, el cálculo también es válido en este país. Algo similar sucede con el precio del oro en rublos rusos y libras egipcias.

El oro como seguro contra incendios de los inversores

Esta pequeña muestra indica que vale la pena considerar el oro como una parte integral del patrimonio. Una inversión en oro es como un seguro contra incendios para los inversores: es bueno tenerlo, pero todos esperan no tener que utilizar nunca la póliza.

 

Aviso legal:

Esta publicación sirve, entre otros fines, como medio de comunicación comercial.

La información contenida en esta publicación y las opiniones expresadas se basan en las estimaciones de Flossbach von Storch en el momento de su publicación, y pueden ser modificadas sin previo aviso. La información sobre afirmaciones prospectivas reflejan las expectativas futuras de Flossbach von Storch, pero puede que difieran materialmente de los resultados finales y del desarrollo de los acontecimientos.  No se puede garantizar ni su exactitud ni su exhaustividad. Es posible que el valor de cada inversión aumente o disminuya, y que no recupere la totalidad de la suma invertida.

Esta publicación está sujeta a derechos de protección de la propiedad intelectual, industrial y de marca. Queda totalmente prohibida su reproducción total o parcial, duplicación, distribución, provisión de acceso a la página web o de acceso en la red (inclusión en otra página web) sin el consentimiento previo por escrito de Flossbach von Storch.

© 2020 Flossbach von Storch. Todos los derechos reservados

Acceso a todos los artículos de opinión de Flossbach von Storch

Volver al listado