21.05.2021 - Flossbach von Storch

«El peligro de una desglobalización»


«El peligro de una desglobalización»

Las cuestiones políticas rara vez son relevantes para los mercados de capitales. Sin embargo, el conflicto entre EE. UU. y China conlleva riesgos.

Philipp Vorndran: Ya en 2019, cuando la discusión sobre la salida del Reino Unido de la UE fue muy debatida en los medios de comunicación, clasificamos el tema como poco relevante para los mercados, al igual que la mayoría de las cuestiones políticas. Últimamente se ha hablado mucho en prensa sobre las próximas elecciones al Bundestag alemán. ¿Qué opina de este tema?
Norbert Tofall: El tema está y estuvo muy presente, si se observa cuánto tiempo se dedicó en los telediarios punteros en Alemania como el «Tagesthemen» y «heute journal», por ejemplo, a la cuestión de la candidatura a canciller de los distintos partidos. Pero esto no es relevante para los mercados internacionales de capitales. Esto también se aplica de forma gradual al resultado de las próximas elecciones al Bundestag alemán. Para Alemania, las elecciones del próximo mes de septiembre son una cuestión importante tras el fin de la era Merkel, pero no importa qué constelaciones consideremos posibles para un nuevo gobierno. Es muy poco probable que se produzca un verdadero cambio de política con una de las hipotéticas coaliciones con las que se especula: la de los partidos de CDU y Bündnis 90/Die Grünen (coalición negros-verdes), la de los partidos de CDU, FDP y Bündnis 90/Die Grünen (coalición Jamaica) o, incluso, con la de los partidos SPD, Die Linke y Bündnis 90/Die Grünen (coalición rojos-rojos-verdes).

¿Existe alguna posibilidad de que las elecciones de otoño sean un acontecimiento relevante para los mercados de capitales?
Sí, en caso de que realmente tuviéramos un nuevo gobierno federal que buscara salir del euro o de la Unión Europea. Esto es extremadamente improbable, aunque es importante seguir observando y evaluando la relevancia de los nuevos aspectos para los mercados de capitales e identificar cualquier cambio radical y relevante en una fase temprana.

De todas las cuestiones políticas, el conflicto entre EE. UU. y China es actualmente lo que más nos preocupa en la gestión de carteras. ¿Qué es lo que buscan en este sentido?
No cabe duda de que el conflicto entre EE. UU. y China es la cuestión política más importante para los mercados internacionales de capitales en este momento. Este conflicto está cambiando las estructuras de toda la economía mundial. Ya no se trata solo de una disputa entre la nueva superpotencia económica emergente, China, y la vieja potencia hegemónica establecida, EE. UU., sino que ha surgido un conflicto del sistema político.

Se trataría pues, de una situación similar a la de la Guerra Fría, cuando los sistemas de valores occidentales y socialistas se enfrentaban en dos campos liderados por EE. UU. y la URSS.
Exacto. También en la actualidad existe el peligro de que surja una nueva bipolaridad en todo el mundo. La nueva bipolaridad significa China y EE. UU. se alzan como nuevos polos globales. Esto podría amenazar con una desglobalización de la economía mundial que puede ocurrir si uno de los polos exige que otros países se desvinculen del otro y tendría enormes repercusiones para toda la economía mundial y supone para nosotros la cuestión crucial en este conflicto.

Como resultado de la desglobalización, las valoraciones de muchas acciones podrían caer y habría una amenaza de pérdida de riqueza en todo el mundo. Por ejemplo, tras la adhesión de China a la OMC, las crecientes interdependencias económicas han dado lugar a considerables ganancias de eficiencia que luego se perderían de nuevo. ¿Cómo se podría evitar aún esta evolución?
Esta es actualmente la pregunta más importante que deben hacerse nuestros políticos. Además, está el aspecto de si no se debe ignorar o restar importancia al conflicto del sistema político que está latente. Así que el reto es cómo evitar la aparición de una nueva bipolaridad y una desglobalización de la economía mundial sin trivializar el conflicto del sistema político. ¿O es posible evitar la aparición de la bipolaridad y seguir poniendo límites a China?

¿Y cómo cree que podría ser esto en términos concretos?
Las palabras clave aquí son cooperación, competencia y aislamiento. La cooperación con China se puede probar en ámbitos como la política sanitaria o la protección del clima. Un ejemplo es la cumbre climática virtual a la que se invitó a EE. UU. y en la que también participó China. Aquí vale la pena buscar formas de abordar los problemas de forma conjunta. Por otro lado, la competencia significa aceptar la competencia con China en el comercio mundial. Para ello, hay que volver a plantear la cuestión de la localización en Occidente y abordar activamente los problemas propios de la localización. Por lo tanto, es necesario determinar si se debe y se puede mejorar la propia posición para poder resistir a la competencia internacional. El tercer punto es el aislamiento de China. Esto es probablemente aconsejable en todos los ámbitos de la política de seguridad, ya sea en el Mar de China Meridional o en cualquier otro lugar.

Norbert, siempre has usado la palabra «bipolar». Eso significa que hay dos actores en este sistema, China y EE. UU. ¿Tal vez puedas decir algo sobre Europa? En todos tus comentarios hasta ahora el «viejo continente» apenas ha desempeñado un papel.
No ha desempeñado ningún papel significativo porque creo que es muy poco probable que Europa, en su estado actual, se convierta en un tercer actor importante junto a China y EE. UU. En primer lugar, la UE tendría que resolver sus propios y múltiples problemas económicos y políticos. Aunque lo consiga, la cuestión sigue siendo si Europa puede reunir la fuerza suficiente para enfrentarse a China por sí sola. Donald Trump también creyó que podía contener a China sin aliados, pero esto no es algo que EE. UU. pueda hacer en solitario. Sin duda, Europa no tendrá éxito por sí sola. Esta es otra razón por la que es necesario lograr un renacimiento de las relaciones transatlánticas. Para ello hay que definir los intereses mutuos. Tomemos el ejemplo de la empresa tecnológica china Huawei. Para el actual gobierno de Merkel, este asunto es una cuestión de competencia o de comercio. El gobierno estadounidense lo considera un problema de seguridad. Una estrategia común diferenciada requeriría un acuerdo sobre una dirección común.

¿Cómo de realista crees que es? ¿Todavía tienes esperanza?
Tengo esperanzas, pero solo estamos al principio. En vista del cambio de gobierno en EE. UU., nos encontramos ante una situación en la que EE. UU. y Europa podrían acordar una estrategia conjunta para China. El trabajo consiste en poner sobre la mesa los intereses comunes y conflictivos de Europa y EE. UU. En este sentido, creemos que un cambio de gobierno en Alemania podría aportar puntos positivos. Así que la conclusión es que hay esperanza, porque de momento existe la posibilidad de que Europa y EE. UU. vuelvan a avanzar juntos en el futuro, aunque no sea una obviedad.

 

Muchas gracias Norbert por esta interesante conversación, y hasta la próxima.

 

Philipp Vorndran es estratega de los mercados de capitales de Flossbach von Storch AG.

Norbert F. Tofall es Senior Research Analyst en el Flossbach von Storch Research Institute.

 

Aviso legal:

Este documento contiene información comercial y no supone recomendación u oferta con el fin de suscribir participaciones.

La información en este documento se refiere a un subfondo de Flossbach von Storch, una Institución de Inversión Colectiva (IIC) debidamente registrada en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) bajo el número 1389. Se puede consultar la lista actual de distribuidores españoles autorizados en su página web (www.cnmv.es).

Este documento no especifica todos los riesgos y demás aspectos relevantes para la inversión en este subfondo. Si desea obtener información más detallada y antes de tomar la decisión de compra, le recomendamos consultar la documentación legal más reciente: el documento de Datos Fundamentales para el Inversor (KIID) específico del fondo y de la clase de acción, las condiciones del contrato, los estatutos, el reglamento de gestión, y los informes anual o semestral, si es más reciente que el último informe anual, que se encuentran disponibles gratuitamente en formato impreso y electrónico en español en las entidades gestora y depositaria correspondientes, así como en nuestra página web www.fvsinvest.lu. También están disponibles en Allfunds Bank (Complejo Pza. de la Fuente-Edificio 3, 28109 Alcobendas, Madrid, así como en su página web www.allfundsbank.com). Estos documentos son la única base vinculante en caso de compra.

Los distribuidores españoles deben poner a disposición todos los documentos oficiales obligatorios en forma impresa o a través de cualquier otro medio electrónico adecuado. Es aconsejable obtener más información y solicitar asesoría profesional antes de tomar la decisión de inversión.

El valor liquidativo (NAV, por sus siglas en inglés) más reciente se puede consultar en la página web de la sociedad gestora.

El tratamiento fiscal está sujeto a las circunstancias personales del inversor y puede cambiar en el tiempo. Por favor, consulte con su experto fiscal acerca de las disposiciones actuales en España.

Las rentabilidades pasadas no son garantía de las rentabilidades futuras. El valor de las inversiones puede fluctuar y los inversores pueden no recuperar la totalidad del importe invertido.

La información detallada en este documento y las opiniones expresadas en él reflejan las expectativas de Flossbach von Storch en el momento de la publicación y se pueden modificar en cualquier momento sin aviso previo. Aunque todos los datos se han recopilado con el mayor cuidado posible, los resultados reales pueden desviarse considerablemente de las expectativas. Al negociar participaciones en el fondo o acciones, Flossbach von Storch u otros socios contratantes pueden recibir devoluciones sobre gastos cargados al fondo por la sociedad gestora según el folleto de venta correspondiente.

Las participaciones o las acciones emitidas del fondo sólo se pueden vender u ofrecer en aquellos orden[1]amientos jurídicos en que se permita una oferta o una venta de este tipo. De esta forma, las participaciones o las acciones de este fondo no se pueden ofrecer ni vender dentro de los EE. UU., ni a cuenta o por cuenta de ciudadanos estadounidenses, tampoco de forma directa ni indirecta a "personas estadounidenses" ni a organismos que sean propiedad de una o varias "personas estadounidenses" según la definición de la "Foreign Account Tax Compliance Act (FATCA)". Además, este documento y la información que incluye no se pueden difundir en los EE. UU. La divulgación y la publicación de este documento, así como la oferta o la puesta en venta de participaciones/acciones de este fondo, pueden estar sujetas a restricciones en otros ordenamientos jurídicos.

© 2021 Flossbach von Storch. Todos los derechos reservados

Acceso a todos los artículos de opinión de Flossbach von Storch

Volver al listado