24.06.2022 - Flossbach von Storch

El precio de la rentabilidad


El precio de la rentabilidad
Bloomberg

Incluso los depósitos «defensivos» han sufrido fuertes pérdidas en las últimas semanas. ¿Cómo puede ocurrir eso? ¿Y qué se desprende de esto?

El sentimiento en los mercados de valores ha visto mejores tiempos. La evolución del precio de las acciones también. Uno depende de la otra y viceversa.

Muchos inversores no solo están inquietos, sino también decepcionados, lo cual es comprensible. Especialmente para todos aquellos cuyo dinero está en productos «defensivos», en fondos, por ejemplo, con una exposición mayoritaria a bonos.

También ellos han sufrido pérdidas significativas en los últimos meses y no solo los títulos de deuda de emisores supuestamente más débiles, sino también los de emisores con buenas calificaciones crediticias. Tomemos como ejemplo los bonos del Tesoro estadounidense a diez años o los Bunds alemanes con el mismo vencimiento. Refugios seguros, como les suelen llamar en el mercado. El precio de sus acciones también se desplomó, debido a los bancos centrales y las expectativas de inflación.

Se espera que los bancos centrales suban los tipos de interés de forma aún más significativa en los próximos meses para mantener las tasas de inflación bajo control.

Si uno cae, el otro sube...

Si suben el nivel de los tipos de interés, los bonos ya emitidos pierden atractivo en comparación con los que están por emitir, porque los «nuevos» vuelven a tener cupones más altos en comparación con los «antiguos». Los precios de los bonos antiguos están bajo presión.

Las fluctuaciones de los precios no son solo un efecto secundario de las operaciones con acciones, sino que también afectan a los mercados de bonos. Pocas veces se ha visto esto más claro que en las últimas semanas.

La decepción se debe, entre otras cosas, a que muchos inversores siguen recordando la vieja y supuestamente férrea regla y confían en que los bonos, al menos los de los deudores de primera clase, son tan importantes en una cartera mixta porque la demanda de los mismos y, por tanto, los precios, afortunadamente siempre suben cuando el mercado de valores tiene una mala racha; en otras palabras, lo positivo de los bonos compensa, o al menos amortigua, lo negativo de las acciones en medio de una crisis. El profesional habla entonces de «correlación negativa»: si uno cae, el otro sube.

...¡eso ocurrió una vez!

En el pasado, es decir, hace diez años o más, esto funcionaba de forma fiable, pero hoy, en un mundo de tipos de interés bajos, lamentablemente ya no lo hace y esto se debe esencialmente al potencial de rentabilidad en el mercado de bonos.

Porque cuando los tipos de interés parecen anclados en torno a la línea cero, como ha sucedido en los últimos años y por el contrario los precios de los bonos son comparativamente altos, el potencial de rentabilidad al alza es en la práctica limitado. ¿Hasta dónde debe caer el tipo de interés en territorio negativo para que los precios puedan seguir subiendo y subiendo, como lo han hecho en los últimos años?

Ese es el caso de un bono del Estado austriaco emitido en junio de 2020 a 100 años con un cupón de interés de solo el 0,85 %, cuyo precio había subido a 139. Esto corresponde a una rentabilidad anual del 0,4 % para los nuevos participantes... ¿Cómo de loco tendría que volverse el mundo?

Por otro lado, esto significa que cualquier mala noticia para el mercado de bonos, como una posible subida de los tipos de interés por parte de los bancos centrales, puede tener un impacto suficiente para presionar los precios de los bonos de forma significativa, tal y como ha ocurrido recientemente.

La fuerza de las “malas” noticias

En cualquier caso, el precio del bono austriaco a cien años ha caído más de un 40 % desde su emisión. Incluso los refugios seguros se ven a veces afectados por las tempestades.

La pregunta es: ¿qué significa todo esto para el futuro? ¿Se aplicará en el futuro la regla de hierro «si uno cae, el otro sube», porque el potencial de rentabilidad de los bonos de primera clase es ahora significativamente mayor que hace seis meses? ¿Qué deben tener en cuenta los inversores?

No hay que fiarse demasiado de las correlaciones, sino vigilar el perfil de oportunidad-riesgo de cada una de las inversiones, ya sean bonos o acciones. Esperar las oportunidades de inversión y aprovecharlas. Invertir de forma oportuna. Pensar como un empresario: al fin y al cabo, el beneficio también está en la compra.

Porque una cosa nos parece relativamente segura: de cara al futuro, es probable que las tasas de inflación sean muy superiores a las de años anteriores. Por lo tanto, en el futuro, a pesar del reciente aumento de las rentabilidades en el mercado de bonos, todavía se necesitará mucho más que la cuenta de depósito fijo o una estrategia de comprar y mantener bonos del Estado alemán para preservar el patrimonio en términos reales, es decir, después de deducir la tasa de inflación. Esto se debe a que es poco probable que los bancos centrales suban tanto los tipos de interés en vista de los niveles de deuda en todo el mundo como para que el tipo de interés compense con creces la inflación.

La paciencia tiene su recompensa

Así, para preservar el patrimonio a largo plazo, se necesitan inversiones que ofrezcan un potencial de rentabilidad suficiente. Bonos individuales (corporativos), por ejemplo, cuyas cotizaciones han sido temporalmente castigadas de forma indebida y que, de cara al futuro, ofrecen un perfil de oportunidad-riesgo mucho más atractivo.

Pero, sobre todo, las acciones de buenas empresas, activos tangibles líquidos que ofrecen a largo plazo, es decir, a lo largo de muchos años, una rentabilidad media en torno al 8 %.

Pero una cosa también está clara: el precio de la conservación del patrimonio, el precio de las mayores rentabilidades que los inversores deben estar dispuestos a pagar, es la aceptación de las fluctuaciones de los precios, a veces bruscas. Esto se aplica hoy más que nunca, incluso (o especialmente) para los inversores más defensivos. Por desgracia, si no puede soportar que sus activos valgan menos mientras tanto, no podrá mantenerlos en términos reales a largo plazo.

Quien pueda hacerlo necesita una segunda cualidad, además de una buena dosis de tolerancia a las fluctuaciones: la paciencia. La paciencia requiere tiempo. Quien tenga tiempo y paciencia, además de una cartera de inversiones cuidadosamente seleccionadas, podrá capear los contratiempos de los precios sin tener que preocuparse demasiado. El tiempo trabaja para él o ella.

Por otro lado, para quien necesite el dinero que ha invertido en uno o dos años, la bolsa no es un buen lugar para estar. Es mejor que ponga el dinero en una cuenta de ahorro o en una cuenta a la vista.

Aviso legal:

Este documento contiene información comercial y no supone recomendación u oferta con el fin de suscribir participaciones.

La información en este documento se refiere a un subfondo de Flossbach von Storch, una Institución de Inversión Colectiva (IIC) debidamente registrada en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) bajo el número 1389. Se puede consultar la lista actual de distribuidores españoles autorizados en su página web (www.cnmv.es).

Este documento no especifica todos los riesgos y demás aspectos relevantes para la inversión en este subfondo. Si desea obtener información más detallada y antes de tomar la decisión de compra, le recomendamos consultar la documentación legal más reciente: el documento de Datos Fundamentales para el Inversor (KIID) específico del fondo y de la clase de acción, las condiciones del contrato, los estatutos, el reglamento de gestión, y los informes anual o semestral, si es más reciente que el último informe anual, que se encuentran disponibles gratuitamente en formato impreso y electrónico en español en las entidades gestora y depositaria correspondientes, así como en nuestra página web www.fvsinvest.lu. También están disponibles en Allfunds Bank (Complejo Pza. de la Fuente-Edificio 3, 28109 Alcobendas, Madrid, así como en su página web www.allfundsbank.com). Estos documentos son la única base vinculante en caso de compra.

Los distribuidores españoles deben poner a disposición todos los documentos oficiales obligatorios en forma impresa o a través de cualquier otro medio electrónico adecuado. Es aconsejable obtener más información y solicitar asesoría profesional antes de tomar la decisión de inversión.

El valor liquidativo (NAV, por sus siglas en inglés) más reciente se puede consultar en la página web de la sociedad gestora.

El tratamiento fiscal está sujeto a las circunstancias personales del inversor y puede cambiar en el tiempo. Por favor, consulte con su experto fiscal acerca de las disposiciones actuales en España.

Las rentabilidades pasadas no son garantía de las rentabilidades futuras. El valor de las inversiones puede fluctuar y los inversores pueden no recuperar la totalidad del importe invertido.

La información detallada en este documento y las opiniones expresadas en él reflejan las expectativas de Flossbach von Storch en el momento de la publicación y se pueden modificar en cualquier momento sin aviso previo. Aunque todos los datos se han recopilado con el mayor cuidado posible, los resultados reales pueden desviarse considerablemente de las expectativas. Al negociar participaciones en el fondo o acciones, Flossbach von Storch u otros socios contratantes pueden recibir devoluciones sobre gastos cargados al fondo por la sociedad gestora según el folleto de venta correspondiente.

Las participaciones o las acciones emitidas del fondo sólo se pueden vender u ofrecer en aquellos orden[1]amientos jurídicos en que se permita una oferta o una venta de este tipo. De esta forma, las participaciones o las acciones de este fondo no se pueden ofrecer ni vender dentro de los EE. UU., ni a cuenta o por cuenta de ciudadanos estadounidenses, tampoco de forma directa ni indirecta a "personas estadounidenses" ni a organismos que sean propiedad de una o varias "personas estadounidenses" según la definición de la "Foreign Account Tax Compliance Act (FATCA)". Además, este documento y la información que incluye no se pueden difundir en los EE. UU. La divulgación y la publicación de este documento, así como la oferta o la puesta en venta de participaciones/acciones de este fondo, pueden estar sujetas a restricciones en otros ordenamientos jurídicos.

© 2022 Flossbach von Storch. Todos los derechos reservados

Acceso a todos los artículos de opinión de Flossbach von Storch

Volver al listado