13.09.2019 - Thomas Lehr

El tiempo lo cura todo


Muchos inversores evitan la renta variable por temor a las fluctuaciones de precios. Pero la fórmula del éxito es muy sencilla: no se deje impresionar por los titulares, aconseja Thomas Lehr.

Hemos evolucionado de modo que recordar los malos acontecimientos es más útil que recordar los buenos. Quizás es por eso que muchos inversores parecen dejarse llevar más por el temor a «la próxima crisis» que por la certeza sobre los buenos resultados a largo plazo de las acciones.

¿Cómo se comportó la bolsa en 1987?

Un ejemplo es el año 1987. ¿Cuál sería su primera reacción si pronosticáramos de manera fiable que el próximo año puede esperar que la evolución de las cotizaciones del mercado de valores estadounidense sea la misma que en 1987*? Para la mayoría de los inversores, sonaría la señal de alarma. ¿1987? Ese fue el año del crac. El lunes negro, el día en que las bolsas registraron las mayores pérdidas de la historia: -20,47% el S&P 500 en ocho horas. ¿Quién relaciona 1987 con la rentabilidad nada llamativa de algo más del 5% que se había obtenido para finales de año (incluidos dividendos)? ¿O con el aumento casi histórico de poco más del 40% de enero a agosto, antes de que las cotizaciones se desplomaran?

Siempre hay subidas y bajadas de precios

Incluso si la rentabilidad de un índice bursátil es poco relevante en un periodo de tiempo tan corto, el ejemplo de 1987 probablemente muestra, como pocos otros años, que los precios pueden variar en ambas direcciones. Pero lo más significativo es que al final de la subida y bajada espectaculares, siempre ha habido una rentabilidad que no era nada estresante, sino totalmente adecuada. En este sentido, el tiempo es el factor decisivo.

Los inversores no tienen por qué temer las bajadas de precios

Que un inversor paciente no tiene que temer las bajadas de precios queda de manifiesto observando la rentabilidad del índice de acciones estadounidense S&P 500. En el pasado, ha habido muchos más años buenos que malos, pero los ha habido de todo tipo: desde ganancias de más del 50% hasta pérdidas de casi la misma magnitud.

Cuanto más largo el periodo, menos arriesgados los resultados

Los resultados parecen mucho menos arriesgados y aleatorios para periodos de diez años. En un tal intervalo de tiempo, el S&P 500 ha subido casi siempre. En más de la mitad de todos los periodos de 10 años, el índice obtuvo incluso una rentabilidad del doble. A alguien que tenía una inversión en bolsa durante el crac bursátil de 1987 debería darle igual si octubre de 1987 cayó al principio, a mediados o finales de su periodo de diez años: en los tres casos, la revalorización del S&P 500 en una década fue de más del 10% anual. La renta variable tuvo un comportamiento relativamente malo entre 1999 y 2009. Con el estallido de la burbuja de las «puntocom» así como la crisis financiera, hubo dos fases de caídas de magnitud histórica en una década.

Con un horizonte a largo plazo, se observa que los cracs son la excepción y no la regla

Pero a largo plazo, se observa que los desplomes masivos son claramente la excepción y no la regla, y otro motivo por el que hay que contemplar las participaciones en empresas y sus rendimientos durante un período aún más prolongado. A muchos inversores esto parece resultarles difícil. En este sentido, habría que concienciarse de que una inversión raramente «termina» realmente. Si la inversión no es para un fin determinado, la pregunta de «¿y ahora qué?» debería surgir, a más tardar, a la fecha de vencimiento, que a veces no es hasta la jubilación. Especialmente cuando el patrimonio se revaloriza con el tiempo.

El inversor –y un comprador de acciones no es más que eso, si va en serio–, lo es en general para toda la vida. A quien sea consciente de ello, le quedará claro que considerar periodos fijos (y, sobre todo, demasiado cortos) es tan irrelevante como comprobar diariamente el contravalor de un depósito. Para pasar de ahorradores a inversores, recordar los malos acontecimientos, las desviaciones de la normalidad, no es nada útil. Hay que tener paciencia. El tiempo lo cura todo.

 

*La rentabilidad histórica no es un indicador fiable de los resultados futuros.

Este artículo aparece en la última edición de nuestra revista «Position», a la que pueden suscribirse gratuitamente. Suscríbase aquí.

Aviso legal:

Esta publicación sirve, entre otros fines, como medio de comunicación comercial.

La información contenida en esta publicación y las opiniones expresadas se basan en las estimaciones de Flossbach von Storch en el momento de su publicación, y pueden ser modificadas sin previo aviso. La información sobre afirmaciones prospectivas reflejan las expectativas futuras de Flossbach von Storch, pero puede que difieran materialmente de los resultados finales y del desarrollo de los acontecimientos.  No se puede garantizar ni su exactitud ni su exhaustividad. Es posible que el valor de cada inversión aumente o disminuya, y que no recupere la totalidad de la suma invertida.

Esta publicación está sujeta a derechos de protección de la propiedad intelectual, industrial y de marca. Queda totalmente prohibida su reproducción total o parcial, duplicación, distribución, provisión de acceso a la página web o de acceso en la red (inclusión en otra página web) sin el consentimiento previo por escrito de Flossbach von Storch.

© 2019 Flossbach von Storch. Todos los derechos reservados

Acceso a todos los artículos de opinión de Flossbach von Storch

Volver al listado