03.09.2020 - Flossbach von Storch

El verdadero valor del oro


El verdadero valor del oro

Para los inversores debería ser más importante la función del oro como moneda de último recurso que las rápidas ganancias especulativas. El ejemplo de Turquía muestra por qué.

El oro es uno de los activos ganadores en la crisis del coronavirus. El incremento del precio del metal precioso en dólares desde principios de año ha llegado a superar el 25 por ciento. A mediados de agosto el precio de la onza de oro puro (después de alcanzar un nuevo récord histórico), rondaba el tan anunciado umbral de los 2.000 dólares. Entretanto, el precio del oro en euros también alcanzó un nuevo máximo.

La perspectiva de unos tipos de interés permanentemente bajos, el exceso de liquidez causado por la política monetaria de los bancos centrales y las consecuencias económicas previstas por la crisis del coronavirus hacen que el oro resulte atractivo para muchos inversores. En el primer semestre, especialmente las posiciones en ETF de oro americano crecieron aún más que en el anterior año récord de 2009.

Incluso si uno u otro inversor puede estar satisfecho con el aumento de los precios, las especulaciones sobre los acontecimientos a corto plazo no hacen justicia a la verdadera naturaleza de las inversiones en oro a largo plazo, como demuestra el ejemplo de Turquía.

El verdadero valor del oro se muestra en Turquía

El país sufre por la debilidad de su moneda. La economía turca está en crisis; los inversores también están preocupados por los altos niveles de deuda en moneda extranjera y la independencia del banco central. El oro muestra su verdadero valor en esta situación: su precio calculado en liras turcas se ha multiplicado casi por diez desde 2010. En Turquía, sin embargo, es menos probable que la gente especule con los movimientos temporales de los precios. Simplemente se preocupan por compensar las pérdidas reales de poder adquisitivo.

Por ejemplo, este negocio está floreciendo actualmente en el tradicional Gran Bazar de Estambul, donde muchas personas intercambian sus ahorros por oro. Por un lado, la lira turca ha perdido un cuarto de su valor frente al euro desde principios de año. Por otro lado, el país padece una inflación galopante. Desde 2010, los precios al consumo en Turquía han aumentado un promedio anual del 10 %. El pico se alcanzó en 2018 con un 18,6 por ciento. Esta pérdida de poder adquisitivo ha sido compensada hasta ahora por los turcos que cuentan con suficientes reservas de oro.

El oro es dinero

O como dice Bert Flossbach: «A largo plazo no se debe esperar más del oro que la preservación real de la riqueza». Nada más, pero tampoco nada menos. Con este enfoque también es irrelevante para los inversores a largo plazo si el precio de la onza en euros fluctúa a corto plazo. El verdadero valor del oro se muestra en las crisis de divisas. El oro es dinero. A la vista de la creciente deuda nacional y una política monetaria permanentemente expansiva, en Flossbach von Storch lo consideramos como la moneda de último recurso. El oro debería ser para la cartera de un inversor lo que el seguro de incendios es para su propia casa: un seguro que todos esperan no necesitar nunca.

 

Aviso legal:

Esta publicación sirve, entre otros fines, como medio de comunicación comercial.

La información contenida en esta publicación y las opiniones expresadas se basan en las estimaciones de Flossbach von Storch en el momento de su publicación, y pueden ser modificadas sin previo aviso. La información sobre afirmaciones prospectivas reflejan las expectativas futuras de Flossbach von Storch, pero puede que difieran materialmente de los resultados finales y del desarrollo de los acontecimientos.  No se puede garantizar ni su exactitud ni su exhaustividad. Es posible que el valor de cada inversión aumente o disminuya, y que no recupere la totalidad de la suma invertida.

Esta publicación está sujeta a derechos de protección de la propiedad intelectual, industrial y de marca. Queda totalmente prohibida su reproducción total o parcial, duplicación, distribución, provisión de acceso a la página web o de acceso en la red (inclusión en otra página web) sin el consentimiento previo por escrito de Flossbach von Storch.

© 2020 Flossbach von Storch. Todos los derechos reservados

Acceso a todos los artículos de opinión de Flossbach von Storch

Volver al listado