23.12.2020 - Michael Altintzoglou

La crisis como oportunidad


La crisis como oportunidad

La COVID 19 ha golpeado duramente a muchos países emergentes. Sin embargo, también ha acelerado la transformación económica a través de la digitalización y beneficiado a algunos mercados emergentes.

Primero fue el crac y luego vino un repunte. Después de que los mercados bursátiles de los países emergentes registraran su peor rentabilidad desde 2008 durante los tres primeros meses del año, se produjo una recuperación fulminante. Desde el mínimo alcanzado en primavera hasta el final del tercer trimestre, las acciones, medidas por el índice bursátil MSCI Emerging Markets, lograron una revalorización del 43 por ciento. A primera vista, esto parece asombroso. Después de todo, los sistemas sanitarios de muchos países emergentes no estaban suficientemente preparados para el coronavirus y las medidas restrictivas de confinamiento en muchas economías han provocado un inmenso daño económico.

Sin embargo, al igual que en los países industrializados, algunos países emergentes estaban dispuestos a adoptar medidas de ayuda considerables. Se elaboraron paquetes de apoyo y cada vez más bancos centrales redujeron sus tipos de interés de referencia, lo que nos parece razonable en el contexto de las tasas de inflación reducidas de muchas de estas economías emergentes.

Sin embargo, la pandemia del coronavirus también ha puesto de manifiesto las debilidades de muchos mercados emergentes. Se prevé que los niveles de deuda sigan aumentando y que se amplíen los déficits presupuestarios. La dependencia excesiva de los flujos de capital extranjero puede hacer vulnerables a estos países. Por lo tanto, creemos que después del coronavirus habrá una brecha aún mayor entre los «más necesitados» y las economías que actualmente están transformando con éxito sus modelos de crecimiento. Algunos mercados emergentes podrían incluso beneficiarse especialmente en el futuro de la tendencia mundial a la digitalización, que se aceleró aún más durante la crisis del coronavirus. En concreto, la región asiática tiene buenas posibilidades de éxito. Los motivos son los siguientes:

1. Muchos profesionales bien formados en las economías emergentes

China se está transformando cada vez más de una economía impulsada por las exportaciones a un mercado centrado en el consumo y los servicios. La economía puede contar con una amplia base de capital nacional y seguir registrando aumentos de productividad. Pero, sobre todo, allí viven muchos jóvenes bien formados. Otros mercados emergentes también están invirtiendo cada vez más en la educación y formación de su población. De esta forma, cumplen un requisito previo importante para el desarrollo de modelos de negocio innovadores a nivel empresarial, algunos de los cuales son muy escalables y generan rentabilidades atractivas.

2. Gran afinidad con internet en las sociedades jóvenes

La gente confinada de todo el mundo pasó mucho tiempo en Internet. Esto no fue diferente en los mercados emergentes en relación con los países industrializados desarrollados. Sin embargo, es probable que el uso cada vez mayor de tecnologías innovadoras en muchos ámbitos de la vida acabe siendo un fenómeno permanente en países en los que la edad media suele ser muy inferior a la de Europa. La elevada proporción de «nativos digitales» hace que la población de esos países tenga una afinidad mucho mayor con Internet que en el «viejo» mundo, lo que se refleja en algunos estudios de mercado.

3. Subsidios para las empresas tecnológicas en China

En China también se inició una nueva tendencia tras la crisis financiera. En ese momento, muchos mercados emergentes sufrieron la fuerte disminución del comercio mundial, incluido China, que antes estaba muy orientada a la exportación. Desde entonces, el gobierno ha puesto más énfasis en la calidad que en la cantidad del crecimiento. Esto también significa que se fomenta especialmente la producción de alta tecnología.

Según el «Informe sobre Internet en China» del South China Morning Post de julio de 2020, las empresas chinas han invertido más dinero en investigación y desarrollo que las empresas de la UE desde 2014. Con 616.000 millones de dólares, es probable que el gasto de este año supere por primera vez el de las empresas estadounidenses. También es considerable el volumen de la financiación de las empresas start up.

Además, China está expandiendo su red 5G. La digitalización con la tecnología de la red 5G y el Internet de las cosas requieren una potencia de cálculo cada vez mayor, y el gobierno de Pekín ha decidido que la economía se independizará de las importaciones de tecnología en unos pocos años. Para 2025, China quiere producir por sí misma el 70 por ciento de sus propias necesidades y está apoyando a los proveedores correspondientes en el país.

4. Potencial del comercio electrónico en Asia y Sudamérica

La nueva política china promueve trabajos más cualificados y mejor pagados y la demanda de los consumidores de la creciente clase media con altos ingresos ya representaba casi el 60 por ciento del crecimiento de China en 2019. Este año, se espera incluso que el consumo en China sea mayor que en EE. UU. por primera vez.

El mercado ofrece enormes oportunidades de crecimiento para las empresas que satisfacen los gustos de los consumidores. Las ventas por comercio electrónico en China han superado la marca del billón de dólares y continuamente se implantan nuevas ideas de negocio. Pero incluso en los mercados emergentes menos desarrollados, el consumo está creciendo junto con el número de usuarios de teléfonos móviles. Por ejemplo, el desarrollo del comercio electrónico ha comenzado en los estados insulares dispersos del sudeste asiático, una región con más de 650 millones de habitantes en la que la penetración del comercio electrónico sigue siendo de un solo dígito. En Sudamérica también están apareciendo nuevos grupos de compradores en el comercio electrónico.

5. Los mercados emergentes son pioneros en servicios móviles

En 2008 se lanzó la primera aplicación de pago importante en China, que permite el pago seguro por tableta o smartphone. Aunque este método de pago sigue siendo recibido aquí con escepticismo, en China se ha convertido en un algo habitual. Pagar con un smartphone también se ha convertido en una práctica común en algunos países africanos y en los mercados emergentes de Sudamérica. Las empresas de tecnología financiera se están convirtiendo en serias competidoras de los proveedores de servicios financieros tradicionales. En los mercados emergentes tienen la ventaja de que las innovaciones fáciles de usar no se ven frenadas por los modelos de negocio tradicionales o las viejas infraestructuras de software. El ritmo de desarrollo es rápido y es probable que muchos impulsos sigan procediendo de los mercados emergentes, ya sea de China, Brasil o Indonesia.

 

Este artículo aparece en el número más reciente de la revista trimestral gratuita Posición de Flossbach von Storch. Regístrese aquí para recibir su ejemplar gratuito.

Aviso legal:

Esta publicación sirve, entre otros fines, como medio de comunicación comercial.

La información contenida en esta publicación y las opiniones expresadas se basan en las estimaciones de Flossbach von Storch en el momento de su publicación, y pueden ser modificadas sin previo aviso. La información sobre afirmaciones prospectivas reflejan las expectativas futuras de Flossbach von Storch, pero puede que difieran materialmente de los resultados finales y del desarrollo de los acontecimientos.  No se puede garantizar ni su exactitud ni su exhaustividad. Es posible que el valor de cada inversión aumente o disminuya, y que no recupere la totalidad de la suma invertida.

Esta publicación está sujeta a derechos de protección de la propiedad intelectual, industrial y de marca. Queda totalmente prohibida su reproducción total o parcial, duplicación, distribución, provisión de acceso a la página web o de acceso en la red (inclusión en otra página web) sin el consentimiento previo por escrito de Flossbach von Storch.

© 2021 Flossbach von Storch. Todos los derechos reservados

Acceso a todos los artículos de opinión de Flossbach von Storch

Volver al listado