01.07.2020 - Flossbach von Storch

«La estrategia de "buy and hold" ya no funciona con los bonos»


«La estrategia de "buy and hold" ya no funciona con los bonos»

El tipo de interés se ha estancado en su nivel más bajo y seguirá así. Frank Lipowski, gestor del fondo Flossbach von Storch -Bond Opportunities(clase RT, ISIN LU1481583711), habla en la entrevista de la COVID-19, la política monetaria de los bancos centrales y la inversión en bonos.

Durante la crisis, los principales bancos centrales han vuelto a inundar de liquidez los mercados de capitales. Como resultado, los tipos de interés se acercan a cero incluso en EE. UU. ¿No deberían los inversores dejar a un lado los bonos en el futuro?
¿Qué respuesta espera de alguien que gestiona un fondo de renta fija? ¡Por supuesto que no! Ahora en serio: los bonos son todavía una parte esencial de muchas carteras, sobre todo porque algunos inversores se ven obligados por el regulador a invertir en bonos, sin importar si el tipo de interés es bajo o alto. 

Suena como si hubiera algún «pero»...
No hay «peros», solo la constatación de que la inversión en renta fija funciona ahora de manera muy diferente a hace diez o, mejor aún, veinte años. Esto no significa que no sea posible obtener rendimientos adecuados en el mercado de bonos en el futuro. Solo tendremos que ser más minuciosos en la búsqueda.

¿En qué sentido funciona de forma diferente?
En los «viejos tiempos», el cupón de los bonos soberanos de primera clase era todavía del cuatro o incluso del cinco por ciento. Un inversor compraba los títulos, los mantenía hasta vencimiento y disfrutaba del cupón cada año: la clásica estrategia de buy and hold (o «comprar y mantener bonos»). Pero este método ya no funciona. Hoy en día hay que ser mucho más activo y flexible.

¿Podría ser más específico?
Por lo general, hoy nos podemos olvidar del cupón. Lo bueno de invertir en bonos es que el cupón no es la única fuente de rendimiento. Hay otras, como, por ejemplo, las plusvalías potenciales. El inversor pragmático intenta comprar barato para vender más caro en el futuro. Siempre hay fases y situaciones en el mercado en las que se penalizan excesivamente los títulos individuales. Queremos identificar y aprovechar estas oportunidades. Además, la ventaja frente a las acciones es que los flujos de tesorería recibidos se pueden planificar hasta cierto punto. Si compra un bono a 80, sabe que le devolverán 100 al vencimiento, siempre y cuando, por supuesto, el emisor no se declare en quiebra.

Ha hablado de varias fuentes de rendimiento...
Además de las plusvalías, la gestión de la duración desempeña un papel importante. Aquí también encontramos un potencial de rendimiento. O mediante la gestión activa de la divisa. Los bonos son mucho más que solo el cupón.

Al examinar la rentabilidad del fondo, parece que ha identificado y aprovechado una serie de oportunidades en los últimos meses, o de lo contrario, ¿cómo explica la evolución tan positiva que se ha producido desde principios de año?
Se trata de una instantánea en un momento dado y en un periodo de tiempo muy corto. Por lo tanto, no lo sobrevaloramos. Sin embargo, reconocemos que ha sido un periodo muy intenso, con fuertes oscilaciones de precios. Ciertamente no es un mal entorno para inversores pragmáticos como nosotros.

¿Ha pasado ya lo peor, o es posible que después del repunte venga un retroceso incluso más severo?
Nadie puede saberlo a ciencia cierta. Sin embargo, la probabilidad de un retroceso aún más importante ha disminuido considerablemente tras anunciar la Reserva Federal de EE. UU. que su compromiso es total (“all in”). Los otros grandes bancos centrales seguirán seguramente su ejemplo.

Concretamente, ¿cómo ha vivido los últimos meses como gestor de fondos? ¿qué hizo exactamente cuando el mercado se desplomó y luego subió rápidamente?
Quisiera señalar que nuestro enfoque de inversión está orientado a largo plazo, por lo que la volatilidad nos viene bien por lo general. Sin embargo, el problema es que la COVID-19 y el confinamiento a nivel mundial han representado algo completamente nuevo. Es muy difícil evaluar en su totalidad los efectos en economías y sectores enteros y en empresas individuales. Es cierto que los precios habían caído bruscamente en ocasiones, pero ¿significaba eso que los bonos emitidos por las empresas A o B se habían vuelto realmente baratos? ¿O realmente eran demasiado caros porque la continuidad de la empresa está en peligro? La COVID-19 es un «modificador de esencias» que puede empeorar de forma permanente la calidad de inversiones individuales. Por eso, durante este periodo nos enfocamos principalmente en el análisis, para identificar quién puede superar la crisis lo mejor posible y quién puede estar entre los ganadores a largo plazo. Hemos analizado cada inversión una y otra vez. ¡Nuestros analistas han hecho un gran trabajo!  

Formulado de otra manera: ¿ha encontrado suficientes inversiones que cumplan con sus requisitos de calidad?
Hubo días en los que incluso las calidades muy buenas se negociaron en el mercado de forma completamente indiferenciada. Se trata de un fenómeno clásico: el vendedor necesita liquidez en época de crisis y vende la “vajilla de plata” porque cree que todavía puede lograr precios aceptables por ella. Nosotros hemos intentado aprovechar estas oportunidades para obtener títulos de primera calidad a precios excelentes.

¿Ha cambiado la estructura de la cartera?
Ya habíamos adoptado una postura prudente a principios de año, antes de que la COVID-19 irrumpiera en los mercados. Las semanas de febrero y marzo nos dieron la oportunidad de aumentar el potencial de rendimiento a largo plazo y al mismo tiempo incluso mejorar la calidad crediticia de la cartera, precisamente porque los bonos de primera clase estaban disponibles con descuento. Por lo tanto, no tuvimos que hacer «locuras» para poder lograr rendimientos aceptables a largo plazo, algo que de por sí no nos interesa, sino todo lo contrario. En lugar de ello, utilizamos las fases de recuperación para vender títulos de emisores de menor calidad, cuyos precios también habían mejorado durante esas fases.

¿Pero si miramos al futuro, no se está volviendo cada vez más difícil hacer dinero con los bonos? No aparecen todos los días oportunidades como esta última...
Me hicieron la misma pregunta hace varios años. Siempre hay oportunidades. Si no es a nivel del mercado en su conjunto, entonces posiblemente para títulos o sectores individuales, que el mercado y las principales agencias de calificación pueden penalizar injustamente por cualquier razón. Sin embargo, hay que reconocer las oportunidades como tales. Por eso es tan importante el análisis que hace nuestro equipo de inversión. También, tener un enfoque flexible en la gestión de la cartera. Debemos ser capaz de aprovechar las oportunidades a medida que se presentan. Soy bastante optimista en cuanto al éxito que podemos seguir teniendo en el futuro.

Muchas gracias por su tiempo.

 

Frank Lipowski gestiona el fondo Flossbach von Storch – Bond Opportunities desde lanzamiento.

 

Recomendamos la consulta del prospecto de venta y en especial de la sección de riesgos y del anexo del subfondo para obtener indicaciones más detalladas sobre oportunidades y riesgos de este producto. Además, encontrará información más detallada sobre los costes recurrentes y no recurrentes en el documento de Datos Fundamentales para el Inversor (KIID), en el prospecto de venta y en el informe anual específicos del fondo y de la clase de acción.

OPORTUNIDADES

  • Rendimiento puede ser generado a partir de pagos periódicos de interés.
  • Participa en las oportunidades de crecimiento del mercado global de bonos.
  • Gestión activa de los tipos de interés, de divisas y del riesgo (por ejemplo, por el uso de derivados).

RIESGOS

  • Riesgo de mercado: Los activos financieros en los que la Sociedad Gestora invierte por cuenta de los subfondos, además de oportunidades de revalorización, también presentan riesgos. Si un subfondo invierte directa o indirectamente en valores mobiliarios u otros activos financieros, estará expuesto a las tendencias generales de cada mercado, especialmente en los de valores, que pueden estar provocadas por diversos factores, incluyendo factores irracionales. De este modo, pueden producirse depreciaciones que sitúen el valor de mercado de dichos activos por debajo del precio de adquisición. Si un partícipe enajena sus participaciones en un subfondo en un momento en que las cotizaciones de los activos financieros incluidos en éste se hayan reducido con respecto al momento en que las adquirió, no recuperará integramente el dinero que invirtió en el subfondo. Aunque todos los subfondos aspiran a obtener revalorizaciones constantes, no es posible garantizar su consecución.
  • Riesgos de contraparte: El fondo puede concertar diferentes transacciones con partes contratantes. En caso de que una parte contratante caiga en insolvencia, no podrá o solamente podrá saldar de forma parcial las deudas abiertas.
  • Riesgo cambiario: Si el subfondo incluye activos financieros denominados en una divisa, estará sujeto a un riesgo cambiario. La posible depreciación de una divisa con respecto a la moneda de referencia del subfondo haría que el valor de los activos financieros expresados en esa divisa descendiera.
  • Riesgos de crédito: El fondo puede invertir una parte de sus activos en obligaciones. Los emisores de dichas obligaciones pueden, en determinadas circunstancias, caer en insolvencia, por lo que las obligaciones pueden perder su valor total o parcialmente.
  • Riesgo de variación de los tipos de interés: La inversión en valores de renta fija lleva asociada la posibilidad de que varíe el nivel de tipos de interés del mercado existente en el momento de la emisión del título. Si los tipos de interés del mercado suben con respecto a los existentes en el momento de la emisión, lo normal es que las cotizaciones de los valores de renta fija bajen.
  • Riesgos del uso de derivados: El fondo está autorizado para usar derivados para los fines indicados en el folleto de venta. En tal caso, las mayores oportunidades van acompañadas de riesgos de pérdida más elevados. Al asegurarse contra pérdidas con derivados, también se pueden reducir las oportunidades de lucro del fondo.

Recomendamos la consulta del folleto de venta y en especial de la sección de riesgos y del anexo del subfondo para obtener indicaciones más detalladas sobre oportunidades y riesgos de este producto.

Este documento contiene información comercial y no supone recomendación u oferta con el fin de suscribir participaciones. La Información en este documento se refiere a un subfondo de Flossbach von Storch, una Institución de Inversión Colectiva (IIC) debidamente registrada en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) bajo el número 1389. El valor de las inversiones puede fluctuar y los inversores pueden no recuperar la totalidad del importe invertido. Antes de invertir, le recomendamos que contacte con su asesor financiero.

Aviso legal:

Esta publicación sirve, entre otros fines, como medio de comunicación comercial.

La información contenida en esta publicación y las opiniones expresadas se basan en las estimaciones de Flossbach von Storch en el momento de su publicación, y pueden ser modificadas sin previo aviso. La información sobre afirmaciones prospectivas reflejan las expectativas futuras de Flossbach von Storch, pero puede que difieran materialmente de los resultados finales y del desarrollo de los acontecimientos.  No se puede garantizar ni su exactitud ni su exhaustividad. Es posible que el valor de cada inversión aumente o disminuya, y que no recupere la totalidad de la suma invertida.

Esta publicación está sujeta a derechos de protección de la propiedad intelectual, industrial y de marca. Queda totalmente prohibida su reproducción total o parcial, duplicación, distribución, provisión de acceso a la página web o de acceso en la red (inclusión en otra página web) sin el consentimiento previo por escrito de Flossbach von Storch.

© 2020 Flossbach von Storch. Todos los derechos reservados

Acceso a todos los artículos de opinión de Flossbach von Storch

Volver al listado