21.01.2021 - Sven Langenhan

La importancia de conocer las ratios: la “rentabilidad anual”


La importancia de conocer las ratios: la “rentabilidad anual”
[Translate to Spanish:]
[Translate to Spanish:]

Los bonos son productos complejos. Una inversión acertada depende de diversas fuentes de rentabilidad. Las ratios ayudan a sopesar las oportunidades y los riesgos. Esta serie en tres partes muestra para qué sirven.

Este invierno ha traído temperaturas bajo cero al sur de Europa. También en términos del rendimiento de la deuda pública. Junto a Francia, los bonos gubernamentales a diez años de España y Portugal alcanzaron por momentos rentabilidades negativas. A pesar de la pandemia, la crisis económica histórica y el endeudamiento masivo. Debido a la política monetaria expansiva del Banco Central Europeo.

La rentabilidad anual, que solía ser un indicador clave para la valoración de la renta fija, ha perdido su importancia en un contexto histórico sin tipos de interés. Esto se debe a que la estrategia de buy and hold, o comprar y mantener los bonos hasta el vencimiento, ya no produce rentabilidades suficientes. Los mercados de renta fija requieren actualmente una gestión activa y flexible; algo que repetimos casi como un mantra debido a su relevancia.

Rentabilidad anual – Significado y disparates de una ratio

Recibimos consultas casi a diario sobre ratios y estadísticas de nuestros fondos. En una serie de tres artículos nos gustaría analizar las ratios más importantes y su significado real, y explicar por qué, si se analizan por separado, pierden su relevancia y pueden llevar a una interpretación incorrecta en el escenario de renta fija en el que nos encontramos actualmente.

Empezamos con la ratio favorita: la rentabilidad anual de una cartera de fondos muy diversificada. Muchos inversores creen que la rentabilidad anual debería reflejar el potencial de beneficios de un fondo. ¿Pero es así realmente cuando, en la práctica, el gestor del fondo casi nunca mantiene un bono hasta el vencimiento? Para responder a esta pregunta, tenemos que profundizar un poco más en el mundo de la renta fija.

La rentabilidad de un bono hasta su vencimiento se compone del cupón anual recibido más las posibles plusvalías (o minusvalías). A vencimiento, el bono debe volver a tener un precio de 100, siempre y cuando el emisor no quiebre. En ese momento se determinan las plusvalías junto con los pagos de cupones recibidos en relación con el precio actual del bono y se anualizan para obtener la rentabilidad anual. Si compro un bono sobre la par, es decir, a un precio superior a 100, entonces, como inversor, sufriré una minusvalía hasta su vencimiento, que, por supuesto, aún debe ser compensada con los pagos de cupones que se reciban hasta ese momento.

En consecuencia, este mecanismo financiero reduce la rentabilidad real de un bono y genera los numerosos bonos con rentabilidades negativas que se pueden encontrar en el mercado. Como muy tarde es entonces cuando se hace evidente que para tales bonos, comprar y mantener hasta el vencimiento simplemente no tiene sentido. Por otro lado, algo que ya tiene una rentabilidad baja o negativa puede aún empeorar; y los inversores activos pueden encontrar oportunidades en este proceso porque entonces el valor de un bono aumenta, al menos temporalmente.

Los beneficios en tiempos sin tipos de interés

Además, la rentabilidad anual es indica solo una fuente de beneficios entre muchas otras disponibles para un inversor activo en bonos. El potencial de beneficios total de la renta fija es como un muro formado por muchos ladrillos individuales, que por un lado pueden considerarse de forma aislada, pero que, por otro, solo cumplen su propósito como unidad entrelazada en forma de muro.

Las fuentes de rentabilidad potencial en la renta fija se componen esencialmente de bloques como la inflación (compensación de la inflación), el diferencial de crédito, la duración, el impacto de la divisa, la forma de la curva de tipos de interés, los efectos de roll down (el llamado carry de una posición), los efectos de base, la liquidez y la volatilidad.

Además, todos estos bloques cambian con el tiempo, por lo que siempre pueden ofrecer oportunidades en función del entorno del mercado, siempre y cuando no se pierda nunca de vista la estructura general de un muro sólido. Porque un muro solo se sostiene a largo plazo si no le faltan demasiados ladrillos y permanecen firmemente unidos entre sí.

Al principio de este artículo ya mencionamos que la rentabilidad anual está determinada por la relación entre el precio y el tipo de interés de los bonos. Dado que el tipo de interés es fijo, la rentabilidad solo puede cambiar cuando el precio de los bonos sube o baja. Sin embargo, precisamente estos cambios de precios se basan a su vez en las exigencias dinámicas de retribución por parte de los inversores que se derivan de la suma de los numerosos componentes de ingresos mencionados anteriormente. O dicho de otra forma: Cuanto más se tambalean los ladrillos, mayor remuneración exige el inversor medio por el riesgo de que el muro se derrumbe.

¿Suena complicado? Lo es, pero con trabajo, conocimientos y mucha experiencia en materia de gestión activa y flexible, podemos aprovechar las oportunidades. Esto puede conducir a una estrategia de inversión sensata incluso en un entorno de tipos de interés cero o negativos, siempre que se siga estrictamente un enfoque equilibrado de la relación rentabilidad-riesgo.

Quien quiera seguir manteniendo bonos en su cartera como elemento fundamental o para la diversificación de riesgos debe confiar en una estrategia de inversión activa y flexible. Y para ello, la ratio de rentabilidad anual como supuesto indicador del potencial de ganancias, al menos cuando se considera de forma aislada, es completamente irrelevante o, en el peor de los casos, incluso engañosa.

 

Aviso legal:

Este documento contiene información comercial y no supone recomendación u oferta con el fin de suscribir participaciones.

La información en este documento se refiere a un subfondo de Flossbach von Storch, una Institución de Inversión Colectiva (IIC) debidamente registrada en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) bajo el número 1389. Se puede consultar la lista actual de distribuidores españoles autorizados en su página web (www.cnmv.es).

Este documento no especifica todos los riesgos y demás aspectos relevantes para la inversión en este subfondo. Si desea obtener información más detallada y antes de tomar la decisión de compra, le recomendamos consultar la documentación legal más reciente: el documento de Datos Fundamentales para el Inversor (KIID) específico del fondo y de la clase de acción, las condiciones del contrato, los estatutos, el reglamento de gestión, y los informes anual o semestral, si es más reciente que el último informe anual, que se encuentran disponibles gratuitamente en formato impreso y electrónico en español en las entidades gestora y depositaria correspondientes, así como en nuestra página web www.fvsinvest.lu. También están disponibles en Allfunds Bank (Complejo Pza. de la Fuente-Edificio 3, 28109 Alcobendas, Madrid, así como en su página web www.allfundsbank.com). Estos documentos son la única base vinculante en caso de compra.

Los distribuidores españoles deben poner a disposición todos los documentos oficiales obligatorios en forma impresa o a través de cualquier otro medio electrónico adecuado. Es aconsejable obtener más información y solicitar asesoría profesional antes de tomar la decisión de inversión.

El valor liquidativo (NAV, por sus siglas en inglés) más reciente se puede consultar en la página web de la sociedad gestora.

El tratamiento fiscal está sujeto a las circunstancias personales del inversor y puede cambiar en el tiempo. Por favor, consulte con su experto fiscal acerca de las disposiciones actuales en España.

Las rentabilidades pasadas no son garantía de las rentabilidades futuras. El valor de las inversiones puede fluctuar y los inversores pueden no recuperar la totalidad del importe invertido.

La información detallada en este documento y las opiniones expresadas en él reflejan las expectativas de Flossbach von Storch en el momento de la publicación y se pueden modificar en cualquier momento sin aviso previo. Aunque todos los datos se han recopilado con el mayor cuidado posible, los resultados reales pueden desviarse considerablemente de las expectativas. Al negociar participaciones en el fondo o acciones, Flossbach von Storch u otros socios contratantes pueden recibir devoluciones sobre gastos cargados al fondo por la sociedad gestora según el folleto de venta correspondiente.

Las participaciones o las acciones emitidas del fondo sólo se pueden vender u ofrecer en aquellos orden[1]amientos jurídicos en que se permita una oferta o una venta de este tipo. De esta forma, las participaciones o las acciones de este fondo no se pueden ofrecer ni vender dentro de los EE. UU., ni a cuenta o por cuenta de ciudadanos estadounidenses, tampoco de forma directa ni indirecta a "personas estadounidenses" ni a organismos que sean propiedad de una o varias "personas estadounidenses" según la definición de la "Foreign Account Tax Compliance Act (FATCA)". Además, este documento y la información que incluye no se pueden difundir en los EE. UU. La divulgación y la publicación de este documento, así como la oferta o la puesta en venta de participaciones/acciones de este fondo, pueden estar sujetas a restricciones en otros ordenamientos jurídicos.

© 2021 Flossbach von Storch. Todos los derechos reservados

Acceso a todos los artículos de opinión de Flossbach von Storch

Volver al listado