03.03.2022 - Flossbach von Storch

«Los bonos no son un fin en sí mismos»


«Los bonos no son un fin en sí mismos»

Se espera que los tipos de interés suban en EE. UU. El gestor Tobias Schafföner explica lo que esto significa para el patrimonio invertido y diversificado en varias clases de activos.

Sr. Schafföner, a diferencia del Banco Central Europeo, la Reserva Federal estadounidense quiere subir los tipos de interés. ¿Qué significa esto para los mercados?
A más tardar, cuando la inflación en EE. UU. subió al siete por ciento, debería haber quedado claro que la Reserva Federal (Fed) se sintió obligada a actuar. El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, aceleró por primera vez la reducción de las compras de bonos y pretende hacer los primeros ajustes sobre el tipo de interés en marzo. Para el verano, también deberíamos conocer la rapidez con la que el banco central pretende reducir su balance. Hasta entonces, cualquier título que venza será sustituido por nuevas compras, por lo que todavía no se retirará liquidez de los mercados.

¿Los mercados de bonos han descontado estas medidas?
Incluso antes de la última reunión de la Reserva Federal, a finales de enero, el mercado había descontado tres posibles ajustes de los tipos de interés estadounidenses en 2022. Mientras tanto, el mercado asume que habrá al menos cuatro subidas de los tipos de interés, lo que también puede reflejarse en el nuevo movimiento al alza de las rentabilidades de los bonos del Estado estadounidense con vencimientos más cortos.

No obstante, es más probable que las subidas de los tipos de interés se sitúen en un rango «homeopáticamente» bajo, a pesar de que la inflación estadounidense alcanzó el siete por ciento en diciembre.
De hecho, las medidas difícilmente pueden calificarse de medidas extraordinarias de la política monetaria. A largo plazo, sin embargo, la inflación podría volver a debilitarse un poco tras el elevado aumento del año pasado. En muchos casos, el efecto base, que impulsó las tasas de inflación al alza el año pasado, desaparecerá en 2022. Durante la pandemia, muchos precios cayeron bruscamente y distorsionaron un poco las estadísticas, por ejemplo, en lo que respecta a los precios de la energía. Por otro lado, hay factores estructurales de la inflación que tienen un efecto duradero. 

¿Es posible que las subidas de los tipos de interés no sean tan fastuosas?
No debemos subestimar a la Reserva Federal. Ahora sí que está pisando el acelerador. Sin embargo, no hay que perder de vista que incluso un interés del uno al dos por ciento es extremadamente bajo con una inflación que actualmente se sitúa en el siete por ciento. Así que, en relación con la inflación, las subidas de los tipos de interés no son en absoluto desmesuradas.

¿Cómo afecta esto en los inversores?
Por desgracia, en nada. Los ahorradores siguen enfrentándose al reto de que la pérdida de poder adquisitivo debida a la inflación no puede compensarse con los ingresos por intereses de los bonos supuestamente seguros. El dinero de las cuentas de ahorro pierde valor. Por ello, las acciones siguen siendo mucho más atractivas que los bonos.

Usted es responsable de varios fondos multiactivos. ¿Qué papel pueden seguir desempeñando los bonos en las carteras mixtas?
Los retos han aumentado significativamente durante el último año teniendo en cuenta la inflación y la evolución de las rentabilidades. Por supuesto, seguimos creyendo en el papel fundamental de los bonos, especialmente en las carteras defensivas, pero no son un fin en sí mismos. Su objetivo es aportar diversificación y, por tanto, mayor estabilidad a la cartera.

¿Siguen existiendo oportunidades en el mercado de tipos de interés?
El pasado mes de diciembre, incluso vimos rentabilidades negativas en el segmento de plazos muy largos, por ejemplo, los bonos del Estado alemán a 30 años. Por supuesto, también se pueden aprovechar estas oportunidades y posicionarse para obtener rentabilidades crecientes. Y en casos individuales hay oportunidades en cada situación del mercado, por ejemplo, cuando los inversores reaccionan de forma exagerada y los posibles riesgos vuelven a tener un precio adecuado. Sin embargo, en última instancia, siempre se trata de que las oportunidades superen los posibles riesgos. En cuanto a los bonos, creemos que sería peligroso asumir demasiado riesgo en la búsqueda de rentabilidad en este momento. Esto se refiere a la sensibilidad a los tipos de interés, así como a la solvencia de muchos emisores.

¿Qué pasa con los bonos del gobierno estadounidense?
El nivel de rentabilidad absoluto es, por supuesto, más alto que aquí en la zona euro. Los bonos del gobierno estadounidense a diez años cotizan actualmente al 1,85 %. Sin embargo, tienen un riesgo adicional de cambio. Si se quiere cubrir la evolución del dólar, la rentabilidad se reduce a cero. Además, teniendo en cuenta el nivel del dólar, los bonos del gobierno estadounidense no son actualmente tan populares para nosotros.

¿Y qué significa la subida de los tipos de interés para la bolsa?
Cuando el tipo de interés sin riesgo sube, las valoraciones tienden a bajar. Pero ¿las medidas sobre los tipos de interés son realmente suficientes para desestabilizar el mercado de valores? En el sector tecnológico, donde recientemente se han producido fuertes pérdidas de precios, especialmente en los valores de segunda fila, el sentimiento se ha resentido especialmente. Aunque los tipos de interés tienen cierta importancia en este caso como factor de descuento de las rentabilidades futuras, probablemente sea mucho más importante que los inversores hayan valorado de forma diferente las primas de riesgo de estas acciones. En términos generales, hay que ser prudente a la hora de achacar la incertidumbre bursátil únicamente a la subida de los tipos de interés.

Ahora bien, si las turbulencias en el mercado siguen aumentando, ¿se cubriría?
Por principio, solo lo hacemos en muy pocas ocasiones. Para que esto ocurra, como ocurrió con el estallido de la pandemia del coronavirus en Europa hace dos años, tendría que producirse una ruptura estructural y el consiguiente cataclismo macroeconómico. Actualmente no vemos ninguna de las dos cosas. Los bancos centrales no quieren crear una recesión, sino tener en cuenta la alta inflación con pasos cautelosos. Por lo tanto, vemos los retrocesos temporales en los mercados de renta variable más bien como oportunidades para entrar en valores atractivos a precios más bajos. Con una buena diversificación del riesgo entre las clases de activos, las zonas monetarias, los sectores y los valores individuales, en general aspiramos a una cartera diversificada que no dependa de un calendario exacto.

Pero si los bonos son menos adecuados para la diversificación de lo que solían ser, ¿qué queda?
Por un lado, la diversificación dentro de la asignación de acciones, pero también el oro. Puede compensar los riesgos si nos desligamos de los motores de la política monetaria y pensamos en escenarios más improbables, como cuando llegan los cisnes negros, o una crisis financiera cuando la gente pierde la confianza. En una cartera sólida, todas las inversiones nunca deberían estar orientadas a un solo escenario, ni siquiera a un escenario optimista.

Muchas gracias por la entrevista, señor Schafföner.

 

Aviso legal:

Este documento contiene información comercial y no supone recomendación u oferta con el fin de suscribir participaciones.

La información en este documento se refiere a un subfondo de Flossbach von Storch, una Institución de Inversión Colectiva (IIC) debidamente registrada en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) bajo el número 1389. Se puede consultar la lista actual de distribuidores españoles autorizados en su página web (www.cnmv.es).

Este documento no especifica todos los riesgos y demás aspectos relevantes para la inversión en este subfondo. Si desea obtener información más detallada y antes de tomar la decisión de compra, le recomendamos consultar la documentación legal más reciente: el documento de Datos Fundamentales para el Inversor (KIID) específico del fondo y de la clase de acción, las condiciones del contrato, los estatutos, el reglamento de gestión, y los informes anual o semestral, si es más reciente que el último informe anual, que se encuentran disponibles gratuitamente en formato impreso y electrónico en español en las entidades gestora y depositaria correspondientes, así como en nuestra página web www.fvsinvest.lu. También están disponibles en Allfunds Bank (Complejo Pza. de la Fuente-Edificio 3, 28109 Alcobendas, Madrid, así como en su página web www.allfundsbank.com). Estos documentos son la única base vinculante en caso de compra.

Los distribuidores españoles deben poner a disposición todos los documentos oficiales obligatorios en forma impresa o a través de cualquier otro medio electrónico adecuado. Es aconsejable obtener más información y solicitar asesoría profesional antes de tomar la decisión de inversión.

El valor liquidativo (NAV, por sus siglas en inglés) más reciente se puede consultar en la página web de la sociedad gestora.

El tratamiento fiscal está sujeto a las circunstancias personales del inversor y puede cambiar en el tiempo. Por favor, consulte con su experto fiscal acerca de las disposiciones actuales en España.

Las rentabilidades pasadas no son garantía de las rentabilidades futuras. El valor de las inversiones puede fluctuar y los inversores pueden no recuperar la totalidad del importe invertido.

La información detallada en este documento y las opiniones expresadas en él reflejan las expectativas de Flossbach von Storch en el momento de la publicación y se pueden modificar en cualquier momento sin aviso previo. Aunque todos los datos se han recopilado con el mayor cuidado posible, los resultados reales pueden desviarse considerablemente de las expectativas. Al negociar participaciones en el fondo o acciones, Flossbach von Storch u otros socios contratantes pueden recibir devoluciones sobre gastos cargados al fondo por la sociedad gestora según el folleto de venta correspondiente.

Las participaciones o las acciones emitidas del fondo sólo se pueden vender u ofrecer en aquellos orden[1]amientos jurídicos en que se permita una oferta o una venta de este tipo. De esta forma, las participaciones o las acciones de este fondo no se pueden ofrecer ni vender dentro de los EE. UU., ni a cuenta o por cuenta de ciudadanos estadounidenses, tampoco de forma directa ni indirecta a "personas estadounidenses" ni a organismos que sean propiedad de una o varias "personas estadounidenses" según la definición de la "Foreign Account Tax Compliance Act (FATCA)". Además, este documento y la información que incluye no se pueden difundir en los EE. UU. La divulgación y la publicación de este documento, así como la oferta o la puesta en venta de participaciones/acciones de este fondo, pueden estar sujetas a restricciones en otros ordenamientos jurídicos.

© 2022 Flossbach von Storch. Todos los derechos reservados

Acceso a todos los artículos de opinión de Flossbach von Storch

Volver al listado