27.12.2019 - Kurt von Storch

Los herederos de Greta


Los herederos de Greta
Kurt von Storch

Activistas como Greta Thunberg tienen razón: la protección del clima es importante. Pero sin crecimiento económico e innovación no es viable.

Greta Thunberg inspira a la juventud y acusa a la generación más mayor de haber negado o al menos ignorado el cambio climático durante demasiado tiempo. El mensaje llega a los jóvenes - y es correcto. Sin embargo, hay dos problemas que me gustaría abordar.

Problema 1: El objetivo principal de los partidos políticos es ganar las elecciones

Además del compromiso personal, se necesita el apoyo de las fuerzas políticas para establecer un marco en el que se puedan proteger los escasos recursos. Pero los políticos se guían por los resultados de las elecciones. Y las elecciones las ganan la mayoría de los que votan, no necesariamente las generaciones más jóvenes. Es cierto que los principales partidos están tratando de mejorar su imagen respecto a este tema con palabras y propuestas generales. Pero todas estas medidas no serán suficientes. A fin de cuentas, como nos enseña el movimiento de los chalecos amarillos en Francia, los paquetes de protección climática se diseñarán probablemente sobre todo de manera "socialmente aceptable" para no asustar a los votantes.

Se posponen las decisiones dolorosas pero necesarias

Las decisiones verdaderamente sostenibles pero impopulares, como la introducción de un impuesto sobre el CO2 o el establecimiento de un amplio sistema de comercio de certificados de CO2, se están posponiendo sin más. Parece justo pedir que aquellos que contaminan sean los que paguen. Los economistas hablan de internalizar los costes externos. El coste dicta lo que los mensajes bien intencionados no pueden alcanzar. Sin estas medidas, todo sigue igual y se queda en buenas intenciones; y estas ciertamente no detendrán el cambio climático.

Problema 2: No hay protección climática sin crecimiento

Greta Thunberg tiene razón cuando desaconseja seguir como hasta ahora. Pero se equivoca cuando demoniza la economía y su esfuerzo por el crecimiento. Sin crecimiento no puede haber una protección climática sostenible. Por lo tanto, más allá de medidas políticas, se necesitan iniciativas económicas, el poder de innovación de la economía - el resultado de cualquier esfuerzo de crecimiento.

Para asegurar un futuro digno de ser vivido por las generaciones futuras, 7.700 millones de personas deben ser abastecidas con alimentos, electricidad y medicinas. Esto requiere progreso e innovación. Sólo aquellos que no dependen de la seguridad social y de un puesto de trabajo, pueden permitirse alegar que el crecimiento económico es negativo. Por otro lado, aquellos que necesitan un trabajo para mantener a su familia, que quieren aprovechar las prestaciones de la seguridad social y que dependen de una pensión de jubilación están directamente expuestos a los efectos negativos de una contracción económica duradera.

¿Cómo sois capaces?

Se perderán empleos, se perderán ingresos fiscales y los sistemas de seguridad social se derrumbarán ante el cambio demográfico. Todo esto conduce a la pobreza y a los conflictos sociales. El clima también sufrirá, porque a nadie le importaría ya, porque las personas priorizan la lucha por su existencia. Las innovaciones e inversiones se ahorrarían, destruyendo así la base económica y ecológica de las generaciones futuras. Entonces, a más tardar, la revolución se comería a sus hijos, y los que hoy señalan con el dedo estarían en el banquillo de los acusados. Los nietos de Greta les gritarían: “How dare you. You have stolen my dreams [...]. People are suffering. People are dying“. ("Cómo os atrevéis. Me habéis robado mis sueños. La gente sufre, la gente muere.")

De buena fe usted quería salvar el medio ambiente, pero ¿cómo podía creer que, con la abolición de los coches todoterreno, unos pocos euros en impuestos ambientales sobre los vuelos y el uso de bicicletas para el transporte en la ciudad, se podría detener el cambio climático? ¿Por qué rechazó las soluciones constructivas, por qué la economía de mercado, cuyo poder de innovación está demonizado, y por lo tanto se jugó nuestro futuro?

La columna de Kurt von Storch fue publicada en el periódico alemán "Rheinische Post".

Aviso legal:

Este documento contiene información comercial y no supone recomendación u oferta con el fin de suscribir participaciones.

La información en este documento se refiere a un subfondo de Flossbach von Storch, una Institución de Inversión Colectiva (IIC) debidamente registrada en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) bajo el número 1389. Se puede consultar la lista actual de distribuidores españoles autorizados en su página web (www.cnmv.es).

Este documento no especifica todos los riesgos y demás aspectos relevantes para la inversión en este subfondo. Si desea obtener información más detallada y antes de tomar la decisión de compra, le recomendamos consultar la documentación legal más reciente: el documento de Datos Fundamentales para el Inversor (KIID) específico del fondo y de la clase de acción, las condiciones del contrato, los estatutos, el reglamento de gestión, y los informes anual o semestral, si es más reciente que el último informe anual, que se encuentran disponibles gratuitamente en formato impreso y electrónico en español en las entidades gestora y depositaria correspondientes, así como en nuestra página web www.fvsinvest.lu. También están disponibles en Allfunds Bank (Complejo Pza. de la Fuente-Edificio 3, 28109 Alcobendas, Madrid, así como en su página web www.allfundsbank.com). Estos documentos son la única base vinculante en caso de compra.

Los distribuidores españoles deben poner a disposición todos los documentos oficiales obligatorios en forma impresa o a través de cualquier otro medio electrónico adecuado. Es aconsejable obtener más información y solicitar asesoría profesional antes de tomar la decisión de inversión.

El valor liquidativo (NAV, por sus siglas en inglés) más reciente se puede consultar en la página web de la sociedad gestora.

El tratamiento fiscal está sujeto a las circunstancias personales del inversor y puede cambiar en el tiempo. Por favor, consulte con su experto fiscal acerca de las disposiciones actuales en España.

Las rentabilidades pasadas no son garantía de las rentabilidades futuras. El valor de las inversiones puede fluctuar y los inversores pueden no recuperar la totalidad del importe invertido.

La información detallada en este documento y las opiniones expresadas en él reflejan las expectativas de Flossbach von Storch en el momento de la publicación y se pueden modificar en cualquier momento sin aviso previo. Aunque todos los datos se han recopilado con el mayor cuidado posible, los resultados reales pueden desviarse considerablemente de las expectativas. Al negociar participaciones en el fondo o acciones, Flossbach von Storch u otros socios contratantes pueden recibir devoluciones sobre gastos cargados al fondo por la sociedad gestora según el folleto de venta correspondiente.

Las participaciones o las acciones emitidas del fondo sólo se pueden vender u ofrecer en aquellos orden[1]amientos jurídicos en que se permita una oferta o una venta de este tipo. De esta forma, las participaciones o las acciones de este fondo no se pueden ofrecer ni vender dentro de los EE. UU., ni a cuenta o por cuenta de ciudadanos estadounidenses, tampoco de forma directa ni indirecta a "personas estadounidenses" ni a organismos que sean propiedad de una o varias "personas estadounidenses" según la definición de la "Foreign Account Tax Compliance Act (FATCA)". Además, este documento y la información que incluye no se pueden difundir en los EE. UU. La divulgación y la publicación de este documento, así como la oferta o la puesta en venta de participaciones/acciones de este fondo, pueden estar sujetas a restricciones en otros ordenamientos jurídicos.

© 2021 Flossbach von Storch. Todos los derechos reservados

Acceso a todos los artículos de opinión de Flossbach von Storch

Volver al listado