14.09.2022 - Julian Marx

Menos es más


Menos es más

La inflación sube al 9,1 % en la zona euro: en agosto se produjo el undécimo récord de inflación de los últimos once meses. El banco central debe reaccionar, pero ¿con qué intensidad? 

Los más jóvenes desconocen las tasas de inflación actuales y el modo de medirlas. Para encontrar desarrollos dramáticos similares, tenemos que retroceder sustancialmente en el pasado. En 1982, cuando el entonces presidente del Banco de la Reserva Federal de Kansas, Roger Guffey, invitó por primera vez a un simposio sobre política monetaria en Jackson Hole, la elevada inflación también amenazaba con irse de las manos. En EE. UU., los precios al consumo en la primavera de 1980 habían subido hasta un 14,6 % con respecto al año anterior. Solo la decisiva actuación del entonces presidente de la Fed, Paul Volcker, que elevó temporalmente los tipos de interés básicos de EE. UU. hasta el 20 %, pudo frenar esta evolución y hacer que la inflación estadounidense volviera a situarse en torno al 3 % en 1983. 

Unas cuatro décadas más tarde, nos acercamos de nuevo a tasas de inflación de dos dígitos en muchos países industrializados (o incluso por encima de ellas en algunos países del euro). En este sentido, el simposio de política monetaria de este año, celebrado en Jackson Hole a finales de agosto, atrajo una atención especial. El mensaje de altos responsables de la política monetaria, como Isabel Schnabel, miembro del Consejo del Banco Central Europeo (BCE), fue inequívoco: «Los bancos centrales deben actuar con decisión en el entorno actual y hacer frente al riesgo de que la gente dude de la estabilidad a largo plazo de nuestras monedas fiduciarias». Así pues, la carrera de los bancos centrales contra la inflación está en pleno apogeo. 

Carrera contra la inflación 

Tras años de política monetaria no convencional, los bancos centrales pueden volver a utilizar su principal herramienta en la lucha contra la inflación: los tipos de interés oficiales. En un entorno en el que la política monetaria tiene que atrapar las tasas de inflación y, por tanto, reducir la demanda económica, el empeoramiento de las condiciones de refinanciación para los hogares, las empresas y los Estados, que antes había que evitar, es el nuevo objetivo de la política monetaria. Solo así podrá la política monetaria desempeñar su papel para volver a unir la oferta y la demanda y evitar que las altas tasas de inflación se afiancen en las expectativas de inflación.  

Incluso el vacilante BCE ha aceptado este hecho y ha subido los tipos de interés clave 75 puntos básicos en una segunda subida en el mes de septiembre. Otros bancos centrales van por delante. La Fed de Estados Unidos anunciará en septiembre su quinta subida de tipos de este año. Se espera que suba el tipo de los fondos federales hasta el 3 %. Un nivel que el Banco de Canadá ya ha superado (véase el gráfico 1). Y puede que esto no sea el final del camino. Al fin y al cabo, la inflación subyacente de EE. UU. aumentó un 0,6 % en agosto en comparación con el mes anterior.   

Es difícil predecir cuándo terminará la dinámica de alta inflación. Sin embargo, lo que se puede valorar desde el punto de vista de los bancos centrales es el hecho de que el efecto de la política monetaria ha seguido aumentando en las últimas décadas. Esto se debe a que la deuda está cerca de nuevos máximos históricos. En EE. UU., la deuda total (la suma de la deuda de los hogares, las empresas y el gobierno) era de alrededor del 290 % del producto interior bruto (PIB) a finales de 2021. Esto supone un 100 % más que en el año 2000. El panorama de la zona euro es similar. Allí, la deuda total pasó del 195 % del PIB a finales de 2000 a casi el 270 % del PIB a finales del año pasado.  

Cuanto mayor sea la deuda total de una economía, mayor será el efecto de la política monetaria derivado de las subidas de los tipos de interés. En pocas palabras, esto pasa porque la deuda (nueva) se ve afectada por el aumento de los tipos de interés, por lo que el efecto de la política monetaria aumenta. Por lo tanto, si el efecto de la política monetaria aumenta, podría significar que, en el entorno actual de inflación, podrían ser necesarias menos subidas de tipos que en el pasado para volver a situar la inflación en el objetivo del 2 %. Como resultado, menos (subidas de tipos de interés) puede ser más (efecto de política monetaria). 

Perspectivas sombrías para los ahorradores 

Esta combinación no augura nada bueno para los ahorradores alemanes. Los banqueros centrales de Europa no necesitan (o no se les permite) estirar en exceso la curva de tipos de interés. Por un lado, porque las subidas de los tipos de interés tienen un efecto comparativamente fuerte por el alto nivel de endeudamiento. Por otro lado, porque no se pueden ignorar los posibles riesgos para la estabilidad financiera a medida que aumenta la carga de la deuda. Por lo tanto, la probabilidad de que veamos tipos de interés reales positivos en la zona euro en un futuro próximo es extremadamente baja. Para los ahorradores, el periodo de vacas flacas de los últimos años podría continuar (véase el gráfico 2). Incluso si volviera a haber una remuneración del 2 o el 3 % para los depósitos. La conclusión es que seguiría habiendo una notable pérdida de poder adquisitivo si se cumplen las previsiones de inflación del BCE del 5,5 % para el próximo año. 

Aviso legal:

Este documento contiene información comercial y no supone recomendación u oferta con el fin de suscribir participaciones.

La información en este documento se refiere a un subfondo de Flossbach von Storch, una Institución de Inversión Colectiva (IIC) debidamente registrada en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) bajo el número 1389. Se puede consultar la lista actual de distribuidores españoles autorizados en su página web (www.cnmv.es).

Este documento no especifica todos los riesgos y demás aspectos relevantes para la inversión en este subfondo. Si desea obtener información más detallada y antes de tomar la decisión de compra, le recomendamos consultar la documentación legal más reciente: el documento de Datos Fundamentales para el Inversor (KIID) específico del fondo y de la clase de acción, las condiciones del contrato, los estatutos, el reglamento de gestión, y los informes anual o semestral, si es más reciente que el último informe anual, que se encuentran disponibles gratuitamente en formato impreso y electrónico en español en las entidades gestora y depositaria correspondientes, así como en nuestra página web www.fvsinvest.lu. También están disponibles en Allfunds Bank (Complejo Pza. de la Fuente-Edificio 3, 28109 Alcobendas, Madrid, así como en su página web www.allfundsbank.com). Estos documentos son la única base vinculante en caso de compra.

Los distribuidores españoles deben poner a disposición todos los documentos oficiales obligatorios en forma impresa o a través de cualquier otro medio electrónico adecuado. Es aconsejable obtener más información y solicitar asesoría profesional antes de tomar la decisión de inversión.

El valor liquidativo (NAV, por sus siglas en inglés) más reciente se puede consultar en la página web de la sociedad gestora.

El tratamiento fiscal está sujeto a las circunstancias personales del inversor y puede cambiar en el tiempo. Por favor, consulte con su experto fiscal acerca de las disposiciones actuales en España.

Las rentabilidades pasadas no son garantía de las rentabilidades futuras. El valor de las inversiones puede fluctuar y los inversores pueden no recuperar la totalidad del importe invertido.

La información detallada en este documento y las opiniones expresadas en él reflejan las expectativas de Flossbach von Storch en el momento de la publicación y se pueden modificar en cualquier momento sin aviso previo. Aunque todos los datos se han recopilado con el mayor cuidado posible, los resultados reales pueden desviarse considerablemente de las expectativas. Al negociar participaciones en el fondo o acciones, Flossbach von Storch u otros socios contratantes pueden recibir devoluciones sobre gastos cargados al fondo por la sociedad gestora según el folleto de venta correspondiente.

Las participaciones o las acciones emitidas del fondo sólo se pueden vender u ofrecer en aquellos orden[1]amientos jurídicos en que se permita una oferta o una venta de este tipo. De esta forma, las participaciones o las acciones de este fondo no se pueden ofrecer ni vender dentro de los EE. UU., ni a cuenta o por cuenta de ciudadanos estadounidenses, tampoco de forma directa ni indirecta a "personas estadounidenses" ni a organismos que sean propiedad de una o varias "personas estadounidenses" según la definición de la "Foreign Account Tax Compliance Act (FATCA)". Además, este documento y la información que incluye no se pueden difundir en los EE. UU. La divulgación y la publicación de este documento, así como la oferta o la puesta en venta de participaciones/acciones de este fondo, pueden estar sujetas a restricciones en otros ordenamientos jurídicos.

© 2022 Flossbach von Storch. Todos los derechos reservados

Acceso a todos los artículos de opinión de Flossbach von Storch

Volver al listado