21.04.2021 - Flossbach von Storch

“Muchos modelos de negocio atractivos”


“Muchos modelos de negocio atractivos”
Michael Altintzoglou

La COVID-19 ha afectado a los países emergentes, pero la tendencia a la digitalización está beneficiando sobre todo a las empresas asiáticas. Nos lo cuenta el gestor de fondos Michael Altintzoglou.

Señor Altintzoglou, la pandemia ha sido un duro golpe para la población de muchos países considerados tradicionalmente emergentes. Sin embargo, los mercados bursátiles han llegado a obtener cuantiosos beneficios. ¿Cómo se explica eso?
Es verdad que en muchos países los sistemas sanitarios no estaban preparados para enfrentar una situación como esta. Además, en muchos casos el confinamiento supuso la paralización casi total de la economía. En consecuencia, los mercados bursátiles regionales registraron al principio fuertes pérdidas. Sin embargo, tras la caída vino una rápida recuperación y en verano volvieron a alcanzar los niveles previos a la pandemia. En el cuarto trimestre, se produjo un repunte de fin de año adicional. Desde entonces, sin embargo, el ambiente bursátil ha sufrido algunos cambios.

¿Ha habido retrocesos en los mercados?
Sí, en todo el mundo han aumentado las expectativas de inflación y, por ende, los tipos de interés a largo plazo, lo que supone un lastre sobre todo para las acciones de empresas con rendimientos estables y predecibles, así como para aquellas que crecen con fuerza. Esos son precisamente los valores en los que nos gusta invertir. Aunque las grandes empresas digitales están ahora en el punto de mira de la regulación china, es probable que el gobierno priorice que sus empresas de plataformas sigan teniendo éxito, hagan inversiones fuertes y apuesten por la innovación. También somos inversores a largo plazo. Por eso, estas fases del mercado nos favorecen porque pueden surgir oportunidades de compra. Actualmente encontramos modelos de negocio muy atractivos en los mercados emergentes.

¿Por ejemplo?
La pandemia ha actuado como un catalizador que ha acelerado aún más la tendencia ya existente hacia la digitalización. Cuando está confinada, la gente pasa mucho tiempo en internet. En este sentido, Alemania no es diferente de la India o de China. Sin embargo, en los países emergentes, la gente está mucho más abierta a las posibilidades que ofrece la red de redes, lo que se explica también por el hecho de que tienen una población más joven. En esos países, la gente compra más por internet y seguramente hace uso de la formación digital, los servicios de streaming o las videoconferencias. En nuestra opinión, el creciente uso de tecnologías innovadoras se revelará como un fenómeno duradero.

Y eso beneficia a las empresas que ofrecen esas tecnologías. Pero ¿la mayoría de esas empresas no tienen su sede en EE. UU.?
No solo allí. Fijémonos en el ejemplo de China. Desde la crisis financiera, el Gobierno del país da más importancia a la calidad que a la cantidad del crecimiento económico, lo que significa que allí se invierte mucho dinero en formación. Se está impulsando la producción de chips informáticos y se está ampliando masivamente la red 5G. Además, desde 2014, las empresas chinas ya destinan más dinero a investigación y desarrollo que las empresas de la UE, y se prevé que el gasto supere también al de las compañías estadounidenses con 616.000 millones de dólares al cambio. 

¿Eso se traslada también a los ciudadanos?
Parece que sí. Sobre todo el comercio electrónico se ha hecho fuerte en China desde la crisis financiera. Cuando las empresas se adaptan a los gustos de la gente, el potencial es enorme. Las ventas del comercio electrónico en China representan ya más de una cuarta parte de las ventas totales del sector minorista. En las plataformas de Alibaba se vendieron el año pasado productos por valor de más de un billón de dólares. La competencia extranjera se queda fuera, pues ninguna de las grandes empresas estadounidenses de internet ha logrado hacerse un hueco de verdad en China. También se han vuelto muy populares los proveedores chinos que conciertan servicios como citas en la peluquería o visitas a restaurantes. Casi al mismo tiempo se ha popularizado el pago sin efectivo. En nuestra opinión, estos proveedores de plataformas tienen un enorme potencial porque sus modelos de negocio son fácilmente escalables y pueden aumentar rápidamente su cuota de mercado.

¿Tienen esos proveedores lo necesario para convertirse en el futuro en líderes del mercado mundial y plantar cara a Amazon y el resto de las empresas?
El potencial está ahí, pero los mercados nacionales también son muy grandes. Además, también hay competidores interesantes en los países emergentes menos desarrollados, donde el consumo móvil suele aumentar a la par del número de usuarios de teléfonos móviles. Actualmente, los proveedores están abriendo mercado en los Estados insulares del sudeste asiático. También en Sudamérica son cada vez más los grupos de consumidores que dan el salto al comercio electrónico. Y si hablamos de pagos sin efectivo o de juegos en línea, los países emergentes están claramente a la cabeza.

Aquí muchos padres piensan que los juegos en línea son peligrosos. También en el resto de Europa los videojuegos son controvertidos por su posible potencial adictivo.
Es posible. En Asia, sin embargo, los videojuegos se consideran un deporte. Allí se celebran grandes competiciones en estadios propios, a veces con cuantiosos premios en metálico. Los deportes electrónicos serán incluso disciplina olímpica en los Juegos Asiáticos a partir de 2022, lo que a su vez abrirá nuevas oportunidades de negocio.

¿De verdad se fijan ustedes en que la cartera cumpla ciertos criterios de sostenibilidad?
La sostenibilidad es un pilar fundamental de nuestro proceso de análisis, y precisamente en los países emergentes es una cuestión de especial importancia. Por eso no hacemos concesiones en cuanto a las empresas, aunque los sistemas de valoración suelen ser difíciles de comparar y los juicios generales no ayudan.

¿En qué consiste el proceso exactamente?
Estamos básicamente convencidos de que la “G”, es decir, las “estructuras de gobernanza” de los Gobiernos y las empresas (que pueden, por supuesto, estar interrelacionadas) son especialmente importantes en los países emergentes. Así, es fundamental el respeto a los principios del Estado de derecho, la protección de las libertades individuales y de los derechos de propiedad. Las condiciones políticas estables resultan favorables, mientras que la corrupción y la incertidumbre política amenazan las perspectivas de crecimiento de un país. Los Gobiernos deben mostrar a las claras la voluntad de actuar de forma políticamente responsable.

¿Quedan excluidos determinados países?
Por ejemplo, estamos frenando las inversiones en Rusia, y también nos preocupa Turquía. Al fin y al cabo, que el Gobierno interfiera en la economía y la política monetaria con el objetivo de mantener el poder personal es una tendencia preocupante.

¿Se excluyen también empresas?
En muchos países, el Estado también influye activamente sobre las empresas. Somos muy cautelosos antes de invertir en empresas de propiedad estatal. La mayoría son menos productivas que las privadas y más propensas a la corrupción, pero para nosotros también es importante que las empresas privadas estén bien dirigidas. Exigimos organismos de control independientes e información sobre los sistemas de incentivos. Las posibles dependencias deben ser transparentes. Por ejemplo, en Corea del Sur hay empresas de talla mundial, pero el gobierno corporativo de esas estructuras de conglomerados, denominadas chaebol, todavía deja mucho margen de mejora.

Muchas gracias por la entrevista, señor Altintzoglou.

 

Aviso legal:

Este documento contiene información comercial y no supone recomendación u oferta con el fin de suscribir participaciones.

La información en este documento se refiere a un subfondo de Flossbach von Storch, una Institución de Inversión Colectiva (IIC) debidamente registrada en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) bajo el número 1389. Se puede consultar la lista actual de distribuidores españoles autorizados en su página web (www.cnmv.es).

Este documento no especifica todos los riesgos y demás aspectos relevantes para la inversión en este subfondo. Si desea obtener información más detallada y antes de tomar la decisión de compra, le recomendamos consultar la documentación legal más reciente: el documento de Datos Fundamentales para el Inversor (KIID) específico del fondo y de la clase de acción, las condiciones del contrato, los estatutos, el reglamento de gestión, y los informes anual o semestral, si es más reciente que el último informe anual, que se encuentran disponibles gratuitamente en formato impreso y electrónico en español en las entidades gestora y depositaria correspondientes, así como en nuestra página web www.fvsinvest.lu. También están disponibles en Allfunds Bank (Complejo Pza. de la Fuente-Edificio 3, 28109 Alcobendas, Madrid, así como en su página web www.allfundsbank.com). Estos documentos son la única base vinculante en caso de compra.

Los distribuidores españoles deben poner a disposición todos los documentos oficiales obligatorios en forma impresa o a través de cualquier otro medio electrónico adecuado. Es aconsejable obtener más información y solicitar asesoría profesional antes de tomar la decisión de inversión.

El valor liquidativo (NAV, por sus siglas en inglés) más reciente se puede consultar en la página web de la sociedad gestora.

El tratamiento fiscal está sujeto a las circunstancias personales del inversor y puede cambiar en el tiempo. Por favor, consulte con su experto fiscal acerca de las disposiciones actuales en España.

Las rentabilidades pasadas no son garantía de las rentabilidades futuras. El valor de las inversiones puede fluctuar y los inversores pueden no recuperar la totalidad del importe invertido.

La información detallada en este documento y las opiniones expresadas en él reflejan las expectativas de Flossbach von Storch en el momento de la publicación y se pueden modificar en cualquier momento sin aviso previo. Aunque todos los datos se han recopilado con el mayor cuidado posible, los resultados reales pueden desviarse considerablemente de las expectativas. Al negociar participaciones en el fondo o acciones, Flossbach von Storch u otros socios contratantes pueden recibir devoluciones sobre gastos cargados al fondo por la sociedad gestora según el folleto de venta correspondiente.

Las participaciones o las acciones emitidas del fondo sólo se pueden vender u ofrecer en aquellos orden[1]amientos jurídicos en que se permita una oferta o una venta de este tipo. De esta forma, las participaciones o las acciones de este fondo no se pueden ofrecer ni vender dentro de los EE. UU., ni a cuenta o por cuenta de ciudadanos estadounidenses, tampoco de forma directa ni indirecta a "personas estadounidenses" ni a organismos que sean propiedad de una o varias "personas estadounidenses" según la definición de la "Foreign Account Tax Compliance Act (FATCA)". Además, este documento y la información que incluye no se pueden difundir en los EE. UU. La divulgación y la publicación de este documento, así como la oferta o la puesta en venta de participaciones/acciones de este fondo, pueden estar sujetas a restricciones en otros ordenamientos jurídicos.

© 2021 Flossbach von Storch. Todos los derechos reservados

Acceso a todos los artículos de opinión de Flossbach von Storch

Volver al listado