28.10.2021 - Flossbach von Storch

Negativo para el patrimonio y el clima


Negativo para el patrimonio y el clima

La globalización se ha estancado. Esto implica unos riesgos que la mayoría de la gente probablemente no tiene en mente. Una entrevista con Agnieszka Gehringer, Senior Research Analyst en el Flossbach von Storch Research Institute.

Sra. Gehringer, casi 20 años después de la adhesión de China a la Organización Mundial del Comercio (OMC), la República Popular se ha convertido en la segunda economía del mundo. Sin embargo, el entusiasmo por la globalización parece haberse desvanecido.
Agnieszka Gehringer:Es cierto. La fase más reciente de la globalización comenzó ya con el fin de la Guerra Fría, a principios de los años 90. En 2007 se produjo un aumento sin precedentes de las interdependencias económicas, sociales y políticas a nivel mundial, al menos según el Índice de Globalización KOF elaborado por la ETH de Zúrich. Mientras que este índice se incrementó seis puntos entre 1970 y 1990, es decir, en los 20 años anteriores, aumentó más de 17 puntos en los 17 años siguientes, por lo que el crecimiento de la globalización fue casi tres veces mayor. Con el fin de la Guerra Fría, se consiguieron mejoras en las tres dimensiones, es decir, a nivel económico, social y político.

¿Y después?
En 2007, este proceso experimentó una ruptura estructural. En particular, el impulso económico se ralentizó. Mientras que la proporción del comercio mundial en el producto interior bruto global aumentó del diez a más del 16 % entre 1990 y 2007, cayó inicialmente por debajo del 14 % y más recientemente se situó en el 14,5 %. Esto significa que hoy vivimos en una economía menos globalizada que antes de la gran crisis financiera. El ritmo de la globalización se ha ralentizado considerablemente y en algunos ámbitos incluso está disminuyendo.

Probablemente habrá contribuido a ello el conflicto comercial de China con EE. UU. También ha habido sanciones económicas contra Rusia desde la anexión de Crimea en febrero de 2014.
De hecho, el número de barreras al comercio se ha duplicado en todo el mundo desde 2002. La crisis del coronavirus fue un alivio, sin duda. Por ejemplo, de las 402 medidas comerciales (aranceles y medidas no arancelarias) introducidas por los gobiernos de todo el mundo entre enero de 2020 y enero de 2021, el 51 % fueron facilitadoras del comercio. Sin embargo, la mayoría de estas medidas fueron solo temporales y algunas ya han finalizado.

En la pandemia no solo se facilitó el comercio. Cada vez son más los gobiernos que identifican una fuerte dependencia de los países asociados y anuncian su intención de devolver la producción a su propia esfera de influencia, especialmente en el ámbito de la salud. Algo parecido ocurre con la producción de chips, por ejemplo.
Dada la experiencia en crisis anteriores, en concreto durante la gran crisis financiera, creemos que es probable que la pandemia provoque un mayor retroceso de la globalización. El peligro de que la desglobalización se desborde es grande, especialmente si las tensiones geopolíticas siguen pesando sobre las relaciones económicas entre las superpotencias mundiales, EE. UU. y China. En el peor de los casos, un retroceso caótico de la globalización provocaría probablemente problemas mucho más graves.

¿Qué quiere decir exactamente?
Un amplio abanico de modelos económicos muestra de forma indiscutible que el libre comercio y una mayor integración económica entre las naciones aportan beneficios económicos netos. Invertir estas tendencias significa un crecimiento económico más lento en todo el mundo. Los países en desarrollo más pequeños serían los más afectados. Sobre todo si dependen económicamente de una estrecha gama de fuentes de ingresos y no tienen una amplia base industrial o recursos naturales. Pero incluso las economías muy diversificadas y tecnológicamente punteras sufrirían la contracción de la demanda real de otros países.

¿Así que el crecimiento mundial se reduciría?
Exacto. Además, la globalización ha sido un motor para la lenta dinámica de los precios en el pasado, es decir, una inflación relativamente baja y unos tipos de interés a la baja. Invertir el proceso podría llevar a un aumento generalizado de los precios y de los tipos de interés a largo plazo.

En cualquier caso, las subidas de los tipos de interés podrían someter a algunos países muy endeudados a una presión considerable.
Correcto. Además, la desglobalización del comercio suele ir acompañada de una relajación de los vínculos financieros. Además, esto podría empeorar notablemente la posición de los prestatarios estadounidenses, tanto en el sector privado como en el público. En consecuencia, obtener financiación del extranjero podría ser cada vez más difícil. Además, la caída de la demanda extranjera de deuda estadounidense podría socavar el papel del dólar como moneda de reserva.

Por lo tanto, las consecuencias económicas negativas de revertir la globalización serían considerables. Sin embargo, también hay críticos a los que les gusta subrayar que las interdependencias económicas van en detrimento de los derechos de los trabajadores. Están diseñadas para crear desigualdades y perjudicar al medio ambiente. En realidad, podemos alegrarnos de la tendencia a la desglobalización, después de todo.
No cabe duda de que se debe ajustar el actual modelo de globalización para tener más en cuenta la desventaja de los grupos sociales y económicos que van a la zaga del ritmo de integración económica. No obstante, la desglobalización también podría suponer un retroceso en las medidas globales de protección del clima, que hoy son políticamente deseadas en muchos países.

¿Qué quiere decir?
No solo los países industrializados se volcarían en la defensa de los intereses nacionales y aumentarían sus esfuerzos para sustituir las fuentes globales de crecimiento por otras domésticas a costa de la política climática. La mayor inestabilidad de las relaciones comerciales con los países en desarrollo significaría probablemente una menor transferencia de tecnologías verdes de los países desarrollados a los países en desarrollo. Por último, no hay razón para suponer que la falta de voluntad de cooperar en cuestiones comerciales pueda compensarse con la cooperación en política climática.

En definitiva, ¿cree que la tendencia a la desglobalización es peligrosa?
En nuestra opinión, hay que pensarse muy bien la supresión de un sistema que ha supuesto un aumento de la prosperidad durante décadas. La desglobalización es un juego de suma negativa. Si va demasiado lejos, ninguna nación se salvará.

Muchas gracias por su tiempo.

 

Agnieszka Gehringer es Senior Research Analyst en el Flossbach von Storch Research Institute.

 

Aviso legal:

Este documento contiene información comercial y no supone recomendación u oferta con el fin de suscribir participaciones.

La información en este documento se refiere a un subfondo de Flossbach von Storch, una Institución de Inversión Colectiva (IIC) debidamente registrada en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) bajo el número 1389. Se puede consultar la lista actual de distribuidores españoles autorizados en su página web (www.cnmv.es).

Este documento no especifica todos los riesgos y demás aspectos relevantes para la inversión en este subfondo. Si desea obtener información más detallada y antes de tomar la decisión de compra, le recomendamos consultar la documentación legal más reciente: el documento de Datos Fundamentales para el Inversor (KIID) específico del fondo y de la clase de acción, las condiciones del contrato, los estatutos, el reglamento de gestión, y los informes anual o semestral, si es más reciente que el último informe anual, que se encuentran disponibles gratuitamente en formato impreso y electrónico en español en las entidades gestora y depositaria correspondientes, así como en nuestra página web www.fvsinvest.lu. También están disponibles en Allfunds Bank (Complejo Pza. de la Fuente-Edificio 3, 28109 Alcobendas, Madrid, así como en su página web www.allfundsbank.com). Estos documentos son la única base vinculante en caso de compra.

Los distribuidores españoles deben poner a disposición todos los documentos oficiales obligatorios en forma impresa o a través de cualquier otro medio electrónico adecuado. Es aconsejable obtener más información y solicitar asesoría profesional antes de tomar la decisión de inversión.

El valor liquidativo (NAV, por sus siglas en inglés) más reciente se puede consultar en la página web de la sociedad gestora.

El tratamiento fiscal está sujeto a las circunstancias personales del inversor y puede cambiar en el tiempo. Por favor, consulte con su experto fiscal acerca de las disposiciones actuales en España.

Las rentabilidades pasadas no son garantía de las rentabilidades futuras. El valor de las inversiones puede fluctuar y los inversores pueden no recuperar la totalidad del importe invertido.

La información detallada en este documento y las opiniones expresadas en él reflejan las expectativas de Flossbach von Storch en el momento de la publicación y se pueden modificar en cualquier momento sin aviso previo. Aunque todos los datos se han recopilado con el mayor cuidado posible, los resultados reales pueden desviarse considerablemente de las expectativas. Al negociar participaciones en el fondo o acciones, Flossbach von Storch u otros socios contratantes pueden recibir devoluciones sobre gastos cargados al fondo por la sociedad gestora según el folleto de venta correspondiente.

Las participaciones o las acciones emitidas del fondo sólo se pueden vender u ofrecer en aquellos orden[1]amientos jurídicos en que se permita una oferta o una venta de este tipo. De esta forma, las participaciones o las acciones de este fondo no se pueden ofrecer ni vender dentro de los EE. UU., ni a cuenta o por cuenta de ciudadanos estadounidenses, tampoco de forma directa ni indirecta a "personas estadounidenses" ni a organismos que sean propiedad de una o varias "personas estadounidenses" según la definición de la "Foreign Account Tax Compliance Act (FATCA)". Además, este documento y la información que incluye no se pueden difundir en los EE. UU. La divulgación y la publicación de este documento, así como la oferta o la puesta en venta de participaciones/acciones de este fondo, pueden estar sujetas a restricciones en otros ordenamientos jurídicos.

© 2021 Flossbach von Storch. Todos los derechos reservados

Acceso a todos los artículos de opinión de Flossbach von Storch

Volver al listado