26.08.2020 - Flossbach von Storch

Ni el colapso ni el rally están disponibles a voluntad


Ni el colapso ni el rally están disponibles a voluntad

La COVID-19 tiene a las bolsas bajo control. La revalorización de las acciones desde marzo ha sido considerable. ¿Qué será lo siguiente? ¿Qué pueden hacer los inversores? La respuesta es fácil...

Las noticias de actualidad no son muy alentadoras. El número de personas infectadas por coronavirus está aumentando en todo el mundo a pesar de las mascarillas (si se usan), la distancia (si se mantiene) y los avances que se hacen en este campo. La economía mundial se ha derrumbado con el confinamiento global y las dos potencias mundiales, EE. UU. y China, están en un combate cuerpo a cuerpo que se ve alimentado adicionalmente por las consecuencias de la pandemia.

A pesar de todo ello, la renta variable se encuentra al alza impulsada por los enormes paquetes de ayuda que han aprobado los bancos centrales y los gobiernos. Su compromiso es all in; es decir, con todos los recursos disponibles. Dicho esto, ¿será suficiente? Después del colapso y el repunte que hemos experimentado en los últimos meses, ¿es posible que el próximo colapso sea incluso mayor y siga un patrón similar al de las crisis pasadas? No creemos que sea así, al menos desde la perspectiva actual. Sin embargo, tampoco hay garantía de ello.

¿Está por venir todavía el gran colapso?

¿Qué se puede hacer en ese caso? Muchos inversores se sienten inseguros y se hacen esta pregunta. Se dicen a sí mismos que ha habido mejores tiempos para invertir. Así que, por ahora, mejor no hacer nada. Después de todo, el riesgo de perder la inversión es enorme. En resumen, solo se puede ir a peor. No hace falta mucho esfuerzo para seguir esta línea de argumentación. Después de todo, una dosis saludable de precaución nunca ha hecho daño a nadie, especialmente en los mercados bursátiles.  

Pero ¿alguna vez ha sido fácil invertir? Siempre se pueden encontrar argumentos para no hacer nada.

¡No se comporte como un pavo en la mañana del Día de Acción de Gracias!

Al final, los inversores tienen tres opciones: la primera es fingir que todo sigue igual. ¿Los tipos de interés siguen bajos? Todo irá bien... ¡solo hay que tener paciencia! Creemos que muchos ahorradores esperan en vano que los tipos de interés vuelvan a subir y siguen adelante hasta que ese momento llegue. Al igual que el pavo que se sigue pavoneando en el corral la mañana del Día de Acción de Gracias y luego se pregunta por qué terminó en el horno por la noche. ¡No sea un pavo!

La segunda opción sería posicionar las carteras para un posible colapso bursátil. Sin embargo, ni la caída ni el repunte se pueden programar a voluntad. De hecho, puede llegar mucho más tarde de lo que prevé el inversor que apuesta por él. O puede que no llegue nunca. Como una apuesta así puede resultar muy costosa en el mercado de renta variable, es posible que se pierda antes de que se produzca el colapso. Cuando llegue este momento realmente, el inversor podrá presumir de que siempre lo ha sabido; pero para entonces puede haber perdido todo su capital.

Nuestra estrategia

En su lugar, elegiríamos la tercera opción: una estrategia de inversión lo más robusta posible. Su base debería ser una cartera bien diversificada con acciones de calidad, deuda corporativa seleccionada y oro. La liquidez de la cartera nos permite reaccionar a los cambios del entorno de inversión y aprovechar las oportunidades que surjan. En fases turbulentas, esta estrategia es lo suficientemente robusta como para limitar las pérdidas a un nivel aceptable. En épocas de tranquilidad permite obtener unos rendimientos adecuados. Hemos tenido muy buenas experiencias con esta estrategia en el pasado.

 

Aviso legal:

Esta publicación sirve, entre otros fines, como medio de comunicación comercial.

La información contenida en esta publicación y las opiniones expresadas se basan en las estimaciones de Flossbach von Storch en el momento de su publicación, y pueden ser modificadas sin previo aviso. La información sobre afirmaciones prospectivas reflejan las expectativas futuras de Flossbach von Storch, pero puede que difieran materialmente de los resultados finales y del desarrollo de los acontecimientos.  No se puede garantizar ni su exactitud ni su exhaustividad. Es posible que el valor de cada inversión aumente o disminuya, y que no recupere la totalidad de la suma invertida.

Esta publicación está sujeta a derechos de protección de la propiedad intelectual, industrial y de marca. Queda totalmente prohibida su reproducción total o parcial, duplicación, distribución, provisión de acceso a la página web o de acceso en la red (inclusión en otra página web) sin el consentimiento previo por escrito de Flossbach von Storch.

© 2020 Flossbach von Storch. Todos los derechos reservados

Acceso a todos los artículos de opinión de Flossbach von Storch

Volver al listado