16.07.2020 - Flossbach von Storch

No confunda nunca invertir con especular


No confunda nunca invertir con especular

La Bolsa puede ser emocionante, pero también aterradora. En esta entrevista imaginaria con Benjamin Graham, mentor de Warren Buffett, hablamos de inversores, especuladores y consejos bursátiles.

Sr. Graham, los precios de los mercados bursátiles han fluctuado bruscamente en todo el mundo desde finales de febrero, ¿cómo se puede soportar desde la perspectiva de un inversor?
Benjamin Graham: Todo inversor que posea acciones debe contar con que su valor fluctúe a lo largo de los años.

¿Pero de esta forma?
La sistemática fundamental no ha cambiado en nada. Si quiere comprar acciones, debe aceptar esto de antemano y considerar la posibilidad de que la mayoría de sus acciones aumenten en más del 50 % desde mínimos y luego caigan un tercio o más en los próximos cinco años. Sin embargo, un inversor serio probablemente no esperará que las fluctuaciones bursátiles diarias o mensuales lo hagan más rico o más pobre...

¿Entonces...?
...esperará ser capaz de lograr rentabilidades adecuadas a largo plazo con un riesgo razonablemente manejable.

¿Cuál cree que es el mayor error que cometen los inversores?
La respuesta es compleja y no se puede responder de forma concluyente. Sin embargo, en última instancia, el mayor problema y también el peor enemigo de un inversor, es probablemente él mismo. Siempre me he preocupado de proteger a los inversores para que no entren en sectores donde puedan cometer errores significativos y ayudarles en su lugar a desarrollar estrategias con las que se sientan cómodos.

¿El conocimiento ayuda a evitar errores?
Claro que sí, pero no de forma exclusiva. Lo primero y más importante es la necesidad de tener una actitud mental y emocional adecuada. He visto con más frecuencia ganar y guardar dinero a inversores ordinarios con buen carácter para la inversión que a personas sin esta habilidad, a pesar de saber mucho sobre finanzas, contabilidad y lo que estaba sucediendo en los mercados de valores.

¿Cómo puedo adquirir la actitud correcta? ¿Qué puedo hacer?
Para empezar, ser capaz de distinguir entre invertir y especular.

¿Cómo explicaría la diferencia?
Se considera que se ha hecho una inversión cuando, tras un análisis exhaustivo, promete la seguridad del capital invertido y un beneficio adecuado. Las inversiones que no cumplen con estos criterios, son especulativas. De hecho, el uso de los términos está sujeto a fuertes fluctuaciones.

¿En qué sentido?
Tras el gran colapso del mercado de 1929 a 1932, todas las acciones se consideraron de forma natural como especulativas. Un destacado experto de la época afirmó que sólo se podían comprar bonos para invertir. Por lo tanto, tuvimos que defender nuestra definición de inversión. También hubo épocas en las que ocurrió justo lo contrario.

¿Puede dar algún ejemplo?
Uno puede ser el año 1962. Todos los que comerciaban con acciones en ese momento eran considerados por la prensa como inversores, incluso los inversores privados que vendían acciones al descubierto. Recuerde nuestra definición y compárela con la venta de acciones por una persona inexperta que ni siquiera posee lo que vende y que está convencida de que puede volver a comprar esas acciones a un precio mucho menor. Permítame añadir que en ese momento el mercado ya había sufrido una caída importante y estaba listo para un alza aún mayor. Este fue el peor momento posible para los vendedores al descubierto.

¿Qué tiene contra los especuladores?
Básicamente, nada. Al igual que la inversión inteligente, existe una especulación inteligente. Aunque hay muchas situaciones en la que la especulación no es inteligente.

¿A cuáles se refiere?
Especular cuando se piensa en invertir. O especular seriamente y no sólo como un pasatiempo, si no se tienen los conocimientos y habilidades necesarias; y usando más dinero del que se puede permitir perder. La especulación siempre es fascinante y puede ser muy divertida cuando se está en el lado ganador. Si quiere probar suerte con ello, entonces ponga parte de su patrimonio, cuanto menos mejor, en una cuenta separada para este fin. Pero no ingrese nunca más dinero en esta cuenta sólo porque el mercado haya subido y esté obteniendo beneficios. Ese será el momento de pensar en retirar el dinero de su cuenta especulativa. Nunca mezcle especulación e inversión, ni en la misma cuenta ni en su pensamiento.

¿Qué recomendaciones deben seguir los inversores para comprar acciones?  ¿Las de los bancos?
En primer lugar, deberían usar su propia cabeza. Todo lo demás es secundario.

¿Qué sucede con las previsiones de las  principales compañías de análisis sobre  el mercado de capitales?
Cuanto más se aleja uno de Wall Street, más escepticismo se encuentra sobre las previsiones del mercado de valores y el «timing». El inversor difícilmente puede tomar en serio las numerosas previsiones publicadas cada día, por lo que las cuestionará. Sin embargo, en muchos casos las considera y actúa en consecuencia.

¿Por qué?
Porque está convencido de que para él es importante formarse una opinión sobre la evolución futura de la renta variable y porque considera que las previsiones de los  asesores financieros son más fiables que las suyas.

¿Cuáles son exactamente las ventajas y desventajas de los análisis de acciones?
Una respuesta exhaustiva iría más allá del marco de nuestra conversación. Se realiza mucho esfuerzo cerebral en esta área, y sin duda hay algunas personas que ganan mucho dinero con un buen análisis de acciones. Sin embargo, es absurdo creer que el público en general se podrá beneficiar alguna vez de tales previsiones.

¿Por qué es así?
¿Quién comprará cuando el público en general huya y venda con beneficio, como respondiendo a una señal? Si espera ser rico dentro de unos pocos años por seguir algún sistema o ”receta mágica“ entonces debe entender que trata de hacer exactamente lo mismo que innumerables competidores en la bolsa. No hay razón para creer, ni lógicamente ni por experiencia, que cualquier inversor típico o medio pueda anticipar los futuros movimientos del mercado con más éxito que el público en general, del que forma parte.

 

Benjamin Graham (1894 – 1976) fue un economista e inversor estadounidense. No sólo se le considera el fundador del análisis fundamental de valores y por lo tanto de la inversión value, sino que también fue mentor de Warren Buffett. Buffett describe a la obra de Graham «El inversor inteligente» como el mejor libro jamás publicado sobre el tema.

 

Nota de los editores: Todas las citas de Benjamin Graham están tomadas de su obra «The intelligent investor», publicada en Alemania por la editorial FinanzBuch Verlag y en España por la editorial Deusto con el título «El inversor interligente».

 

Aviso legal:

Esta publicación sirve, entre otros fines, como medio de comunicación comercial.

La información contenida en esta publicación y las opiniones expresadas se basan en las estimaciones de Flossbach von Storch en el momento de su publicación, y pueden ser modificadas sin previo aviso. La información sobre afirmaciones prospectivas reflejan las expectativas futuras de Flossbach von Storch, pero puede que difieran materialmente de los resultados finales y del desarrollo de los acontecimientos.  No se puede garantizar ni su exactitud ni su exhaustividad. Es posible que el valor de cada inversión aumente o disminuya, y que no recupere la totalidad de la suma invertida.

Esta publicación está sujeta a derechos de protección de la propiedad intelectual, industrial y de marca. Queda totalmente prohibida su reproducción total o parcial, duplicación, distribución, provisión de acceso a la página web o de acceso en la red (inclusión en otra página web) sin el consentimiento previo por escrito de Flossbach von Storch.

© 2020 Flossbach von Storch. Todos los derechos reservados

Acceso a todos los artículos de opinión de Flossbach von Storch

Volver al listado