14.06.2022 - Thomas Lehr

¿Qué significa un «mercado bajista»?


¿Qué significa un «mercado bajista»?

Las acciones están bajo presión en todo el mundo. El índice S&P 500 también ha superado una marca muy vigilada. Pero también hay buenas noticias.

El año bursátil 2022 tuvo un comienzo prometedor. El primer día de cotización, el S&P 500 marcó el precio de cierre más alto de su historia con 4.796,56 puntos. Sin embargo, para la mayoría de los inversores eso era todo lo positivo que se podía decir de este año hasta el momento.

Desde el 3 de enero, a excepción de las materias primas energéticas, prácticamente todo lo que se puede incluir en una cartera ha caído. Independientemente de si la cartera está repleta de bonos, es decir, orientada más bien de forma defensiva, o si está llena de acciones y, por lo tanto, posicionada de forma más ofensiva, básicamente todos los inversores tendrán probablemente que hacer frente a pérdidas más o menos importantes en la primera mitad del año.

Dado que la caída del S&P 500 sumó más de 20 puntos porcentuales con el precio de cierre de ayer (3.749,63), el mercado bursátil estadounidense se encuentra ahora «oficialmente» en un «mercado bajista». Antes de eso, es decir, hasta este umbral de pérdida, todavía se podía hablar de una «corrección». Pero, ¿cambia eso algo? ¿El estado de ánimo de los inversores o las perspectivas del mercado de capitales a largo plazo? Vayamos en orden...

Todos los precios subieron hasta...

El tipo de interés es la fuerza gravitacional de los mercados financieros. Cuanto menor sea la rentabilidad de los bonos (sin riesgo), más tentados estarán los inversores de buscar alternativas. Además, los bajos tipos de interés repercuten en la valoración de las inversiones. Cuanto menor sea el tipo de interés, mayor será el valor de los ingresos futuros, por ejemplo, de las inversiones inmobiliarias o empresariales. Por ello, no es de extrañar que, con unos tipos de interés cada vez más bajos en los últimos años, casi todo lo que es adecuado como inversión haya subido de precio.

Desde hace unos meses este mecanismo funciona a la inversa. El culpable, como sabemos, es la inflación, que los bancos centrales pensaron durante mucho tiempo que era meramente temporal. Precisamente por eso reaccionaron con muchas dudas. Aunque la inflación en la zona euro supera ya el 8 %, el BCE anunció la semana pasada que subirá los tipos de interés en julio, la primera vez desde 2011. Por un cuarto de punto porcentual. En cuanto al tipo de depósito, pasa del -0,5 al -0,25 por ciento, es decir, menos cero coma dos cinco por ciento.

Si los inversores están ahora «preocupados» por la posibilidad de que los bancos centrales suban los tipos de interés más rápidamente, hay que preguntarse si esto hace que el problema sea realmente mayor o no. Sí, sobre todo en la zona euro existe la preocupación de que una subida demasiado fuerte de los tipos de interés pueda ahogar la ya frágil economía y provocar una recesión.

Dicho esto, si la demanda es mayor que la oferta y está impulsando la inflación, entonces la caída de la demanda podría ser parte de la solución. Incluso si los tipos de interés son significativamente mayores, al principio seguirán pesando en los mercados de bonos y la renta variable seguirá estando bajo presión. Pero eso sería algo temporal. Para quienes tienen una estrategia de inversión a largo plazo, la perspectiva de una lucha exitosa contra la inflación sería una buena noticia.

En definitiva, la situación para nosotros es mucho menos complicada de lo que podrían sugerir titulares como «caída de los bonos» o «mercado bajista de la renta variable». Tanto los mercados de renta fija como los de renta variable han reaccionado de forma mucho más violenta que los propios bancos centrales, por lo que ya han anticipado mucho.

Mejores perspectivas de rentabilidad

Solo por esta razón, deberíamos esperar y no temer, que los bancos centrales sigan finalmente su ejemplo. Aunque el BCE solo ha anunciado su primer movimiento de tipos de interés, las rentabilidades de los Bunds alemanes a 10 años han subido más de 2 puntos porcentuales desde agosto de 2021. Los bonos del Estado italiano tienen ahora una rentabilidad casi 3,5 puntos porcentuales mayor que hace diez meses. Estos son solo dos ejemplos. Por supuesto, estos aumentos de rentabilidad significan pérdidas de precio sensibles en una cartera de bonos. Sin embargo, no hay que olvidar que estas pérdidas actuales se compensan con unas perspectivas de rentabilidad completamente diferentes para los próximos trimestres y años.  

Lo mismo ocurre con las inversiones en el mercado de valores. La subida de los tipos de interés, por un lado, y el ambiente cada vez peor de los últimos meses, por otro, han hecho mucho más atractiva la valoración de las acciones. Un inversor que examine su cartera hoy en día puede sentirse poco reconfortado por ello. No obstante, cuando se trata de invertir dinero, la clave es tener un horizonte de inversión a largo plazo. Por eso es tan importante la paciencia. Pero no solo eso.

Dado que las fluctuaciones a corto plazo son el precio de la preservación real del capital a largo plazo, los inversores necesitan sobre todo una resistencia suficiente contra la tentación emocional de salirse cuando el viento sopla en contra. El titular del mercado bajista que ha estado dando vueltas desde hoy podría alimentar esta tentación y ciertamente está teniendo un efecto en algunos inversores. Sin embargo, un vistazo a las estadísticas puede ayudar en este sentido. La noticia del mercado bajista no es tan mala como parece a primera vista.

Lo que «dicen» las estadísticas

En primer lugar, en el momento en que se sabe con certeza que se está en un mercado bajista, lo peor ya ha pasado. Desde la Segunda Guerra Mundial, este es ya el 15º mercado bajista. Por lo tanto, estas fases no son infrecuentes y cuestan un 30 % de media. Actualmente, el S&P 500 está ya un 21,8 % por debajo de su máximo del 3 de enero. Además, una vez que se alcanza la marca del -20 %, las cosas suelen avanzar rápidamente. Por término medio, una vez que se confirma oficialmente un mercado bajista, este dura «solo» otros 3 meses.

Los que no se sientan reconfortados por esto pueden ser optimistas sobre las perspectivas. Un año después de alcanzar el umbral del -20 %, el S&P 500 volvió a subir un 18 % de media, y un 23 % en la mediana. Estas son, al menos estadísticamente, mejores perspectivas que en cualquier otro momento desde la Segunda Guerra Mundial. Desde 1945 la rentabilidad media del S&P 500 en 365 días naturales es solo del 9,9 %.

 

Aviso legal:

Este documento contiene información comercial y no supone recomendación u oferta con el fin de suscribir participaciones.

La información en este documento se refiere a un subfondo de Flossbach von Storch, una Institución de Inversión Colectiva (IIC) debidamente registrada en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) bajo el número 1389. Se puede consultar la lista actual de distribuidores españoles autorizados en su página web (www.cnmv.es).

Este documento no especifica todos los riesgos y demás aspectos relevantes para la inversión en este subfondo. Si desea obtener información más detallada y antes de tomar la decisión de compra, le recomendamos consultar la documentación legal más reciente: el documento de Datos Fundamentales para el Inversor (KIID) específico del fondo y de la clase de acción, las condiciones del contrato, los estatutos, el reglamento de gestión, y los informes anual o semestral, si es más reciente que el último informe anual, que se encuentran disponibles gratuitamente en formato impreso y electrónico en español en las entidades gestora y depositaria correspondientes, así como en nuestra página web www.fvsinvest.lu. También están disponibles en Allfunds Bank (Complejo Pza. de la Fuente-Edificio 3, 28109 Alcobendas, Madrid, así como en su página web www.allfundsbank.com). Estos documentos son la única base vinculante en caso de compra.

Los distribuidores españoles deben poner a disposición todos los documentos oficiales obligatorios en forma impresa o a través de cualquier otro medio electrónico adecuado. Es aconsejable obtener más información y solicitar asesoría profesional antes de tomar la decisión de inversión.

El valor liquidativo (NAV, por sus siglas en inglés) más reciente se puede consultar en la página web de la sociedad gestora.

El tratamiento fiscal está sujeto a las circunstancias personales del inversor y puede cambiar en el tiempo. Por favor, consulte con su experto fiscal acerca de las disposiciones actuales en España.

Las rentabilidades pasadas no son garantía de las rentabilidades futuras. El valor de las inversiones puede fluctuar y los inversores pueden no recuperar la totalidad del importe invertido.

La información detallada en este documento y las opiniones expresadas en él reflejan las expectativas de Flossbach von Storch en el momento de la publicación y se pueden modificar en cualquier momento sin aviso previo. Aunque todos los datos se han recopilado con el mayor cuidado posible, los resultados reales pueden desviarse considerablemente de las expectativas. Al negociar participaciones en el fondo o acciones, Flossbach von Storch u otros socios contratantes pueden recibir devoluciones sobre gastos cargados al fondo por la sociedad gestora según el folleto de venta correspondiente.

Las participaciones o las acciones emitidas del fondo sólo se pueden vender u ofrecer en aquellos orden[1]amientos jurídicos en que se permita una oferta o una venta de este tipo. De esta forma, las participaciones o las acciones de este fondo no se pueden ofrecer ni vender dentro de los EE. UU., ni a cuenta o por cuenta de ciudadanos estadounidenses, tampoco de forma directa ni indirecta a "personas estadounidenses" ni a organismos que sean propiedad de una o varias "personas estadounidenses" según la definición de la "Foreign Account Tax Compliance Act (FATCA)". Además, este documento y la información que incluye no se pueden difundir en los EE. UU. La divulgación y la publicación de este documento, así como la oferta o la puesta en venta de participaciones/acciones de este fondo, pueden estar sujetas a restricciones en otros ordenamientos jurídicos.

© 2022 Flossbach von Storch. Todos los derechos reservados

Acceso a todos los artículos de opinión de Flossbach von Storch

Volver al listado