27.01.2022 - Julian Marx

Un juego sin límites


Un juego sin límites

La deuda pública está batiendo todos los récords, pero, gracias al banco central, apenas tiene consecuencias para los países deudores. Cómo los países europeos siguen siendo solventes gracias al «reciclaje de la deuda».

A finales de 2020 el endeudamiento italiano era de 2.573.468.400.000 euros, una suma nada desdeñable. Poco después, en febrero de 2021, Mario Draghi, antiguo presidente del Banco Central Europeo, asumió el cargo de primer ministro italiano. 

Draghi heredó la segunda montaña de deuda de la zona euro. En términos absolutos, Francia estaba por delante, ya que la deuda nacional ascendía entonces a 2.649.000 millones de euros. En relación con el producto interior bruto (PIB), Italia ocupaba el segundo lugar, por detrás de Grecia. En este sentido, la deuda pública de Italia era del 156 % del PIB, mientras que la de Grecia era del 206 % del PIB a finales de 2020.

Se podría pensar que el ingente endeudamiento era motivo suficiente de preocupación y antesala de reformas políticas y de una política presupuestaria equilibrada a largo plazo. Pero las cosas resultaron ser diferentes. El nuevo primer ministro de Italia, como presidente del BCE, sentó las bases para una sostenibilidad excepcional de la deuda de los países del euro.

Draghi: De acreedor a deudor

La independencia del Banco Central Europeo (BCE) se establece en el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea y en los Estatutos del Sistema Europeo de Bancos Centrales. Un componente clave de la independencia es que la política monetaria no puede financiar directamente a los estados. Por una buena razón, para evitar el riesgo de falta de incentivos.

Durante muchas décadas se ha evitado un acercamiento demasiado estrecho entre los bancos centrales y la política fiscal. El hecho de que Mario Draghi, que había ocupado el cargo de presidente del BCE durante ocho años, desde noviembre de 2011, se haya pasado a la política fiscal y actúe ahora como primer ministro de Italia es un detalle cuanto menos curioso. Entre otras cosas, porque no era un presidente cualquiera del BCE. Draghi tomó el timón en medio de la crisis del euro e inició la compra de bonos del gobierno por valor de miles de millones en enero de 2015. Con él en el cargo, la posición de bonos del Estado italiano en manos de la Banca d'Italia aumentó en nada menos que 300.000 millones de euros, hasta superar los 400.000 millones de euros al final de su mandato.

A la sucesora de Draghi, Christine Lagarde, que asumió el cargo el 1 de noviembre de 2019, le bastó con reactivar los recursos de su predecesor en el inicio de la pandemia para hacer todo lo posible en materia de política monetaria para combatir económicamente la crisis del coronavirus. Como resultado, la Banca d'Italia poseía 664.000 millones de euros en títulos públicos italianos a finales de octubre del año pasado (véase el gráfico). Esta cifra corresponde al 24,5 % de toda la deuda pública italiana.

Dado que el Eurosistema está comprando actualmente más bonos del Estado y no es probable que empiece a reinvertir parte de las existencias de bonos del Estado que vencen hasta 2025 como muy pronto, esto está ejerciendo de hecho una presión notable sobre la montaña de deuda de los países del euro. Al fin y al cabo, los pagos de intereses de la deuda pública generan ingresos por intereses para los bancos centrales, que pueden volver a los estados en forma de reparto de beneficios.

La deuda pública perpetua móvil

Una economía circular perfecta desde la perspectiva de los países: el «reciclaje de la deuda», por así decirlo. El reciclaje de la deuda también reduce notablemente la ratio de deuda de los países del euro, si se deducen las posiciones de bonos del Estado del Eurosistema en la deuda pública.

Por ejemplo, según este cálculo, España no habría alcanzado su nivel máximo de endeudamiento en relación con el PIB en 2020, sino en 2014. En ese momento, la «deuda neta» (deuda bruta menos las posiciones del banco central en bonos del Estado) era del 97 % del PIB. Por el contrario, a finales de 2020 era «solo» el 92 % del PIB, una cifra significativamente menor que la deuda nacional más reciente del 120 % del PIB (véase el gráfico).

Además, el nivel de los tipos de interés es hoy significativamente menor que en 2014. Mientras que un bono del Estado español a diez años rendía a veces por encima del tres  por ciento en 2014, hoy no se acumula ni siquiera un uno por ciento en pagos de intereses anuales.

Por lo tanto, la sostenibilidad de la deuda de muchos países es actualmente mucho mayor que hace unos años. Por lo tanto, a la vista de las circunstancias monetarias que acompañan, los récords de deuda que se observan en la pandemia parecen casi «inofensivos». Queda por ver hasta cuándo se mantendrá la política monetaria expansiva, que en definitiva es también una política fiscal encubierta. No excluimos los riesgos y efectos secundarios, como la inflación y los tipos de interés reales negativos para los ahorradores.

 

Aviso legal:

Este documento contiene información comercial y no supone recomendación u oferta con el fin de suscribir participaciones.

La información en este documento se refiere a un subfondo de Flossbach von Storch, una Institución de Inversión Colectiva (IIC) debidamente registrada en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) bajo el número 1389. Se puede consultar la lista actual de distribuidores españoles autorizados en su página web (www.cnmv.es).

Este documento no especifica todos los riesgos y demás aspectos relevantes para la inversión en este subfondo. Si desea obtener información más detallada y antes de tomar la decisión de compra, le recomendamos consultar la documentación legal más reciente: el documento de Datos Fundamentales para el Inversor (KIID) específico del fondo y de la clase de acción, las condiciones del contrato, los estatutos, el reglamento de gestión, y los informes anual o semestral, si es más reciente que el último informe anual, que se encuentran disponibles gratuitamente en formato impreso y electrónico en español en las entidades gestora y depositaria correspondientes, así como en nuestra página web www.fvsinvest.lu. También están disponibles en Allfunds Bank (Complejo Pza. de la Fuente-Edificio 3, 28109 Alcobendas, Madrid, así como en su página web www.allfundsbank.com). Estos documentos son la única base vinculante en caso de compra.

Los distribuidores españoles deben poner a disposición todos los documentos oficiales obligatorios en forma impresa o a través de cualquier otro medio electrónico adecuado. Es aconsejable obtener más información y solicitar asesoría profesional antes de tomar la decisión de inversión.

El valor liquidativo (NAV, por sus siglas en inglés) más reciente se puede consultar en la página web de la sociedad gestora.

El tratamiento fiscal está sujeto a las circunstancias personales del inversor y puede cambiar en el tiempo. Por favor, consulte con su experto fiscal acerca de las disposiciones actuales en España.

Las rentabilidades pasadas no son garantía de las rentabilidades futuras. El valor de las inversiones puede fluctuar y los inversores pueden no recuperar la totalidad del importe invertido.

La información detallada en este documento y las opiniones expresadas en él reflejan las expectativas de Flossbach von Storch en el momento de la publicación y se pueden modificar en cualquier momento sin aviso previo. Aunque todos los datos se han recopilado con el mayor cuidado posible, los resultados reales pueden desviarse considerablemente de las expectativas. Al negociar participaciones en el fondo o acciones, Flossbach von Storch u otros socios contratantes pueden recibir devoluciones sobre gastos cargados al fondo por la sociedad gestora según el folleto de venta correspondiente.

Las participaciones o las acciones emitidas del fondo sólo se pueden vender u ofrecer en aquellos orden[1]amientos jurídicos en que se permita una oferta o una venta de este tipo. De esta forma, las participaciones o las acciones de este fondo no se pueden ofrecer ni vender dentro de los EE. UU., ni a cuenta o por cuenta de ciudadanos estadounidenses, tampoco de forma directa ni indirecta a "personas estadounidenses" ni a organismos que sean propiedad de una o varias "personas estadounidenses" según la definición de la "Foreign Account Tax Compliance Act (FATCA)". Además, este documento y la información que incluye no se pueden difundir en los EE. UU. La divulgación y la publicación de este documento, así como la oferta o la puesta en venta de participaciones/acciones de este fondo, pueden estar sujetas a restricciones en otros ordenamientos jurídicos.

© 2022 Flossbach von Storch. Todos los derechos reservados

Acceso a todos los artículos de opinión de Flossbach von Storch

Volver al listado